Archive | enero, 2007

El Código Blades

18 Ene

Ayer estuvo de visita en la República Dominicana el reconocido artista y cantautor panameño, Rubén Blades, quien actualmente es Ministro de Turismo de Panamá.

En el marco de una conferencia de prensa, Blades habló sobre lo que ha sido su experiencia como Ministro de Turismo en el gobierno del presidente Martín Torrijos, y es interesante que los actuales funcionarios del PLD, y aquellos que aspiran a ser funcionarios públicos, reflexionen sobre lo que expresó Blades sobre los sacrificios que impone la función pública, en lo que puede ser titulado como el «Código Blades sobre ética pública» .

Voy a citar, in extenso, el texto que publica hoy el diario «El Día», en su página 18:

«Muy tranquilo Blades sacó las primeras carcajadas de ese encuentro cuando dijo que, económicamente, aceptar el puesto de Ministro «para él ha sido un desastre»».

«Si usted entra al gobierno y no va a robar, no va a ganar plata. Si usted es serio, no entra al servicio público pensando que se va a hacer rico. Eso es un trabajo bien difícil, los horarios no existen, nunca lo va a hacer suficientemente bien, tampoco piense que alguien se lo va a agradecer, porque eso no va a ocurrir» , senaló.

«Pero de inmediato dijo que en términos espirituales no tiene como comprar las satisfacciones que se ha llevado en los dos años y medio que tiene al servicio de su país. «El poder decir esto es lo que voy a hacer y lo hice, no hay forma de poder cuantificar eso», agregó».

Pocas palabras, con un profundo contenido.

Ojalá que muchos funcionarios del PLD se vieran en el espejo de lo que significan estas palabras. En definitiva, la función pública es un juramento ante Dios y ante la Constitución de cumplir las leyes del país, sin esperar reconocimientos ni lisonjas, y sobre todo, tener la conciencia clara de que se trata de una función efímera, transitoria. Nada es permanente.

Con razón, Rubén Blades forma parte de una categoría excepcional de hombres públicos.

Valor y determinación

17 Ene

Les pido disculpas a todos los lectores que diariamente siguen estos apuntes, pero por razones inherentes al cargo que ocupo, no había tenido tiempo para escribir esta nota de hoy. Los trabajos de la Convención del día 28 de enero y otras actividades propias del partido consumen mucho tiempo.

Dedico estas líneas para resaltar el valor y la determinación de los compañeros y las compañeras que integran la Comisión Nacional Organizadora de la XXVI Convención Nacional Extraordinaria. Mujeres y hombres que le están dedicando, todo su esfuerzo, para celebrar la fiesta democrática más importante que haya celebrado el PRD en los últimos años, y los principios del Siglo 21.

En la persona de su presidente en funciones, Manuel Ramírez Pérez, les extiendo un reconocimiento por su determinación y su firmeza en cumplir con el mandato partidario de celebrar una convención transparente e incuestionable. Como Secretario General del partido ese es nuestro compromiso, y el de toda la dirección.

Además de las bases de nuestro partido, que son los verdaderos héroes de nuestra organización, hay que resaltar las condiciones humanas, profesionales y morales de las mujeres y los hombres que conforman la Comisión Nacional Organizadora. Al final de la jornada, diremos todos, ¡Valió la pena!¡Tenemos un partido fuerte y consciente de su compromiso!

En lugar del miedo

16 Ene

Comparto con ustedes el artículo de opinión del suscrito publicado hoy en el periódico «El Caribe», titulado «En lugar del miedo»:

A principios de los años cincuenta del siglo pasado, T.H. Marshall, sociólogo de la London School of Economics, definió el concepto de ciudadanía. Un ciudadano lo es cuando tiene derechos civiles, políticos y económicos: civiles, los derechos para la libertad individual (expresión, pensamiento, propiedad, justicia, etc.); políticos, el derecho a elegir y ser elegido; y económicos, el derecho a la seguridad y a un mínimo de bienestar, a compartir la herencia social y vivir la vida de un ser normal conforme a los estándares predominantes en la sociedad en que se habita.

Cuesta mucho introducir los derechos sociales y económicos al mismo nivel que los políticos y civiles en los índices que definen la calidad democrática de los países. Nadie pone en duda que en América Latina, los ciudadanos sienten que ya no está en peligro su derecho a expresarse, a elegir libremente. Pero, que sin embargo, existen nuevos medios que están emergiendo en nuestras sociedades y que tienen que ver con la forma de cómo somos capaces de insertarnos en un mundo mucho más global, que hace que posibilidades de que un joven acceda a la educación superior, cómo la financia. Es decir, el mundo más globalizado es un mundo que a ratos tiende a hacer más precarias las seguridades de nuestros ciudadanos.

En el caso europeo, la institución que más ha hecho por ampliar los derechos sociales y económicos de los ciudadanos ha sido el Estado de Bienestar. Recuerda Tony Judd en su libro “Postguerra. Una historia de Europa desde 1945”, que el “welfare” fue fruto de la ecléctica combinación de las políticas socialdemócratas y democratacristianas, y que este modelo europeo se había convertido a principios del siglo XXI en paradigma para los países aspirantes a entrar en la Unión Europea “y en un desafío global para los Estados Unidos de América y el competitivo atractivo del estilo de vida americano”.

Ahora que el gobierno dominicano ha concertado un pacto con los sectores empresariales y sindicales de la seguridad social, me parece interesante aprovechar este momentum, para abocarnos a reflexionar sobre el presente y el futuro de la protección social en nuestro país. Porque los dominicanos esperan respuestas claras y explícitas ante inquietudes de hombres y mujeres que quieren tener certezas mínimas en sus vidas cotidianas.

¿Qué quiero decir con esto? Que el gobierno anuncia que el país crece , pero la diferencia está en que algunos miran este crecimiento desde sus privilegios, y otros lo miran desde sus carencias. Entonces, las voces ciudadanas piden, reclaman, preguntan y esperan. Y están en su derecho de hacerlo.

Requieren una sintonía permanente, una búsqueda con sentimientos muy profundos. Hace muchos años, en la década del 40, un diputado laborista inglés, hijo de mineros de Gales, escribió un libro que se llamaba “En lugar del miedo”. Era la sociedad que se quería construir, donde no hubiera miedo a la vejez, al desempleo, a la ignorancia, a quedar enfermo. Claro, él decia: “No hay otro test para medir el progreso que aquel de su impacto sobre los individuos”.

el del 2007, un presupuesto regresivo

15 Ene

Les invito a leer el interesante análisis del experto Nelson Suárez, titulado «Visión global del Presupuesto 2007: discrecionalidad, déficit institucional y políticas de gastos», que publicó ayer el periódico Hoy, en la sección «Economía y Negocios».

En palabas de Suárez, «el carácter eminentemente regresivo del sistema fiscal dominicano queda evidenciado en el hecho de que el 79.9 por ciento de los ingresos públicos no financieros que el gobierno espera recaudar durante el 2007, unos 154,837 millones de pesos, provienen de impuestos indirectos».

Destaca el experto que el 17 por ciento del total de los gastos del gobierno, más de 42 mil millones, estará sujeto a la eventualidad de los ingresos provenientes de desembolsos de créditos y donaciones. En otras palabras, que están sometidos a la eventualidad de su aprobación o no.

Y en cuanto al gasto, sostiene que la distribución de los recursos no se corresponde con el discurso de las autoridades respecto a sus prioridades.

El estudio de referencia tiene una serie de datos muy interesantes sobre el presupuesto, que evidencian que es un instrumento que nada va a contribuir con el desarrollo nacional. Qué lástima que la mayoría del PLD en el Congreso Nacional haya colocado sus intereses partidarios por encima de los intereses nacionales.

Frases célebres

12 Ene

Comparto con ustedes estas frases célebres para que nos veamos en el espejo del PLD, y nunca volvamos a repetir estas escenas:

«Si el gobierno comete el error de repostularse, va a tener que decretar una expansión desmedida del gasto público que se va a llevar la estabilidad macroeconómica del país, va a fracasar como Gobierno y vamos a fracasar como partido».

«No le temo al uso de esos recursos (públicos). No es posible convencer a un partido completo».

«Si hoy (Leonel Fernández) está perdiendo el favor popular se debe a que está haciendo el camino electoral con un fardo muy pesado en sus espaldas, el fardo de la reelección, que es un acto que este país todavía no asimila».

«Hay una diferencia entre quienes nos adversan dentro del partido y nosotros. Ellos están haciendo campaña tipo cometa, yo la estoy haciendo con estrellas. Los cometas aparecen y desaparecen y aparecen por cierto tiempo, porque nunca han tenido vinculo con las bases».

«El PLD no gana con cualquiera en las elecciones del 2008».

Frases de Danilo Medina, Ex- Secretario de Estado de la Presidencia (agosto 2004 a octubre 2006), y Precandidato a la Presidencia del Partido de la Liberación Dominicana, en un acto público el pasado 10 de enero de 2007.

Paso trascendental hacia la Convención

11 Ene

Hoy a la Junta Central Electoral, particularmente la Cámara Administrativa, acaba de dar un paso trascendental en su misión de supervisar y fiscalizar las convenciones y las asambleas de los partidos políticos.

A nombre del PRD, y conjuntamente con el presidente en funciones de la Comisión Nacional Organizadora de la Convención, Manuel Ramírez Pérez y de otros dirigentes, acudimos hoy a la sede de la Junta Central Electoral para dar inicio formal al proceso de supervisión y fiscalización por parte de la Cámara Administrativa al proceso convencional que celebraremos el día 28 de enero de 2007.

Existe toda una coordinación entre el personal de la Junta Central Electoral y la Comisión Nacional Organizadora para asegurar la efectividad de la supervisión. En este contexto, el presidente de la Cámara Administrativa, Dr. Roberto Rosario, reconoció la colaboración y la apertura que ha tenido el PRD en este proceso, y reconoció que los trabajos convencionales están muy avanzados.

El PRD recibió hoy los materiales que han sido suministrados por la Junta Central Electoral para la jornada del 28 de enero. También asumimos la responsabilidad de garantizar el orden en los Centros de Votación, que, como se saben, serán mayoritariamente las escuelas públicas que han sido facilitadas por el gobierno a la Junta Central Electoral para esta y otras jornadas.

Al agradecer la invitación de la Cámara Administrativa, expresé que «hemos abierto todas las puertas del Partido Revolucionario Dominicano a la Junta Central Electoral, pues lejos de ocultar nada, nuestro compromiso es el de celebrar una convención transparente e incuestionable».

Con la reunión de esta mañana, se comienza a escribir un capítulo nuevo en la historia de la democracia dominicana en el Siglo 21, y qué bueno, que en esa primera página, está inscrito el nombre del PRD.

¡A seguir trabajando para garantizar el éxito de la jornada del 28 de enero!

Falta de visión institucional

10 Ene

Ayer escribí sobre lo que ha significado para el pueblo dominicano la mayoría del PLD en el Congrteso Nacional, que ha servido para imponer nuevos impuestos, aprobar nuevos préstamos y aprobar una ley de presupuesto que vulnera a determinadas áreas del Estado. En definitiva, para empobrecer más a los dominicanos.

Ahora resulta que, según reporta el periódico Hoy de esta fecha (www.hoy.com.do), el Secretario Técnico de la Presidencia, Temístocles Montás, anunció ayer, en el marco de la futura reforma constitucional, se incluirán disposiciones mediante las cuales se obligará al Congreso Nacional a sancionar en dos meses y medio el proyecto general de presupuesto, y otra que le otorgaría un plazo de sesenta días para ratificar los contratos de préstamos suscritos por el país. Si al terminar estos plazo, el Congrteso no ha sancionado estos proyectos, los mismos se convertirán automáticamente en ley.

Los estudiosos del derecho saben que el «silencio administrativo» es una figura jurídica que se le aplica en determinados casos a la Administración Pública, cuando está apoderada del conocimiento de una solicitud, que la ley impone dar una respuesta en un tiempo razonable. Vencido el tiempo, y la administración no da respuesta, se entiende que la solicitud ha sido admitida. Es una figura que tiene bastante tiempo en la ley, pero ha sido poco usada en la democracia moderna, y reitero, que está limitada a la Administración Pública, no a los demás Poderes del Estado. Con el silencio administrativo se procura romper la inercia que tiene el gobierno en dar respuesta a las solicitudes múltiples que le hacen los ciudadanos.

Ahora el gobierno del PLD pretende extender esta figura jurídica a otro Poder del Estado, al Congreso Nacional. Sería colocarle una camisa de fuerza al Congreso Nacional, pues los legisladores tienen sus propias reglas y procedimientos internos, y una modificación constitucional de esa envergadura, le limitaría los poderes del Congreso Nacional. Lo mismo se aplica a los préstamos internacionales, pues nos expondríamos a que exista carta abierta con el endeudamiento público.

Hay que oponerse a esta nueva intención del PLD de seguir socavando las atribuciones de los Poderes del Estado. Demuestra, una vez más, que el PLD no tiene la visión institucional adecuada a estos tiempos.

¿Mayoría para el progreso?

9 Ene

Todavía retumban en los oídos el slogan de la pasada campaña electoral mediante la cual el PLD promovió a sus candidatos, y obtuvo la mayoría en el Congreso Nacional. No voy a referirme, en este artículo, al uso de los recursos del Estado para lograr tales objetivos, puesto que este tipo de prácticas ha merecido y merece el rechazo generalizado, y debe ser un compromiso de la nueva generación de dirigentes políticos actuar de manera diferente.

Ya la mayoría del PLD tiene casi cinco meses en el Congreso Nacional, y los resultados que hemos visto en este corto período no han satisfecho las expectativas de la mayoría del pueblo dominicano, pues hemos visto que esta mayoría del PLD ha aprobado nuevos impuestos, nuevos préstamos internacionales y más recientemente, un presupuesto que vulnera y violentan diversas leyes sectoriales que, en su momento, se consideraron como logros significativos para el fortalecimiento de nuestra democracia.

Con respecto a la última reforma fiscal, nunca antes hubo un proyecto que obtuviera tanto rechazo por parte de los sectores empresariales, comerciales, sindicales y de la sociedad civil. Todos, aunque con voces y estilos diferentes, reclamaron que no eran necesario los nuevos impuestos, y que lo que se imponía era un plan de austeridad, tal como prometió el presidente Leonel Fernández en su discurso de toma de posesión del 16 de agosto de 2004, que se ha quedado como una promesa incumplida.

El año 2007 se ha iniciado, recibiendo los dominicanos el impacto de esta nueva reforma fiscal, con incrementos en los precios de los diversos productos y servicios, sin que el consumidor se sienta que tiene un organismo que pueda hacer valer y defender sus derechos. El golpe más fuerte lo ha sentido el sector transporte, con todas sus derivaciones, puesto que afecta al usuario del transporte, a la carga que se transporta y a los propietarios y dueños de los medios de transporte.

La otra noticia impactante ha sido la aprobación del presupuesto y ley de gasto público que, al margen de las consideraciones políticas como el hecho de haber asignado 12,500 millones a la construcción del Metro de Santo Domingo en detrimento de otras áreas esenciales para el país, contiene disposiciones que violan las leyes siguientes: Ley de Autonomía del Poder Judicial, la Ley de Autonomía de los Ayuntamientos, la Ley Orgánica de la Cámara de Cuentas y la Ley General de Educación.

Como consecuencia de esta violación incurrida por la mayoría del PLD en el Congreso Nacional (la oposición se opuso), la Suprema Corte de Justicia dejará de recibir más de 1,000 millones de pesos; los Ayuntamientos dejarán de recibir más de 6,000 millones de pesos, y la Secretaría de Estado de Educación dejará de recibir más del 40% de su presupuesto.

Ante esta realidad, el PRD no se ha quedado con los brazos cruzados, y hemos tomado lanzar una acción legal sin precedentes, que es la de interponer un recurso de amparo para que los tribunales dominicanos ordenen que las asignaciones presupuestarias sean conforme a la ley. Ante el ejercicio irracional de la mayoría en el Congreso Nacional, debe reinar el imperio de la ley.

¡Gracias!

8 Ene

En nombre de mi padre, de toda mi familia, y del mío propio, dedico el apunte de hoy para agradecer a todas las personas que durante el sábado 6 y el domingo 7 estuvieron pendientes de la evolución del estado de salud de mi padre. Agradezco también a los dirigentes del PRD, del PRSC y del PLD que nos expresaron su solidaridad. Asimismo, las múltiples visitas, diversas llamadas telefónicas nacionales e internacionales, decenas de correos electrónicos, de dominicanas y dominicanos de buena voluntad. A todos/as, de todo corazón, ¡gracias!

Agradezco también a los doctores José Joaquín Puello, Nicolás Cantisano y Pedro Ureña, y a todo el personal de la Clínica Abreú por sus amables y eficientes atenciones con mi padre.

Ya mi padre se encuentra en su hogar en donde inicia su proceso de recuperación.

No puedo igualmente concluir este apunte sin dar, sobre todo, las gracias infinitas a Dios porque a través de su misericordia, mi padre ha superado está prueba.

La gran diferencia

5 Ene

La gran diferencia que existe entre el PRD y el PLD es muy clara y definida. Mientras el PLD, con el presidente Leonel Fernández a la cabeza, insiste en que su prioridad para este año es la reforma constitucional, el PRD ha salido a la defensa de la mayoría del pueblo dominicano reclamando que la prioridad del país, no es una nueva Constitución, sino resolver los graves problemas nacionales.

La gran diferencia que existe entre el PRD y el PLD es que, mientras el PLD asigna en el proyecto de presupuesto más de 12,000 millones de pesos para el Metro de Santo Domingo, el PRD ha defendido la legalidad al exigir que se respeten las partidas, contempladas en la ley, para el Poder Judicial, la Junta Central Electoral, la Cámara de Cuentas, los Ayuntamientos, la Secretaría de Estado de Educación y la Secretaría de Estado de Salud Pública.

La gran diferencia que existe entre el PRD y el PLD es que, mientras el PLD no exhibe una conducta apega al manejor riguroso de los recursos del Estado, el PRD exige mayor protección hacia quienes buscan atención médica, pues los hospitales públicos son una calamidad. Basta con ver la foto de Diario Libre del 3 de enero de 2007 (www.diariolibre.com).

La gran diferencia es que mientras el PLD está cayendo en las simpatías nacionales, el PRD está recuperando sus espacios y creciendo en su credibilidad.

Ahora bien, el PRD no puede ni debe fallar en esta ocasión. Esa es otra gran diferencia.