Desesperación

20 Ago

La desesperación es mal consejera. La persona desesperada puede hacer cosas que se le pueden revertir. La situación se extrema cuando el desesperado es un político.

Es lo que le está ocurriendo al presidente Leonel Fernández. Ante la información publicada en este día por el diario Hoy en el sentido de que el 63.4% de los dominicanos está igual (16.1%) o peor (47.3%) que hace tres años, la cual confirma otras encuestas, el presidente Fernández ha vuelto sobre sus ya consabidas formas de hacer política, fuera de toda ética. Las mismas que le aplicó a su compañero de partido, Danilo Medina.

Por eso, no debe sorprender el titular del periódico Dario Libre del pasado sábado 18 de agosto de 2007, «LF: puestos no, apoyo logístico a coloraos sí» , refiriéndose a la facción disidente del Partido Reformista. Es decir, ya el Candidato reeleccionista se quitó la máscara, y sin ningún tupor, vuelve a la política clientelista, que tantos dominicanos/as rechazamos.

De algo debemos estar claros: El presidente Fernández ni el PLD, en su desesperación, nos van a distraer de nuestro objetivo central: Ganar las elecciones de 2008. Y lo vamos a lograr, con Miguel Vargas, con dignidad y la responsabilidad de cambiar el destino de este país para favorecer a las grandes mayorías del pueblo dominicano.

2 Responses to “Desesperación”