Una lección de política

25 Feb

A propósito de la campaña electoral en España, comparto con ustedes una parte del artículo publicado por el escritor Antonio Muñoz Molina titulado «Política, políticas» , en el periódico El País del 22 de febrero, que, guardando las distancias con la política dominicana, constituye una lección de política:

Dice Antonio Muñoz Molina:

«Una campaña electoral sirve para exagerar diferencias, poner en rídiculo al contrario y alentar los hervideros irracionales de la sangre, pero mientras tanto los problemas reales perduran obstinadamente, y uno se pregunta con escepticismo y desasosiego si su voto mínimo servirá para algo: para que todos los ciudadanos tengan los mismos derechos civiles a lo largo de todo el territorio, y todos los votos valgan los mismo…; para que cualquiera pueda ser concejal sin jugarse la vida, y a ser posible sin hacerse multimillonario arrasando la costa con una urbanización; para que la escuela ofrezca a todos por igual la oportunidad de desarrollar sus mejores capacidades, sin embotar los cerebros con la indulgencia y la desgana o envenenarlos con un odio alimentado de ignorancia; para que la vida pública se base en la ciudadanía voluntaria y racional y no en la pertenencia ética o religiosa o linguistica; para que no siga avanzando aterradoramente el desierto y el tesoro tan escaso del agua se administre con arreglo a la racionalidad y al bien común; para que las conquistas sagradaas del derecho universal a la educación y a la salud no estén sometidas al lucro privado, aunque sí a la excelencia en la gestión pública y a la responsabilidad adulta de quienes nos beneficiamos de ellas.»

«Todo lo demás es política» , concluye acertadamente Muñoz Molina.

Una buena lección de política, ahora que cada día que pasa, nos acercamos más al 16 de mayo de 2008.

4 Responses to “Una lección de política”