La mesa estuvo "coja"

3 Ago

Los resultados de la reunión de ayer me han dejado un sabor amargo. Entre los que estaban sentados del lado opuesto al gobierno, tengo muy buenos amigos, y personas a quienes les guardo respeto y admiración, pero creo que, al final, el gobierno se ha salido con la suya. El presidente Fernández lanzó a uno de sus hombres con la idea de que se iba a producir un aumento de los impuestos de los combustibles, através de la indexación, lo que provocó reacciones de rechazo, entre las cuales estaban la de los partidos políticos y los sectores empresariales, quienes incluso habían alertado sobre las pretensiones del gobierno de eliminar los incentivos fiscales a la ley de competitividad industrial. La oposición respaldó a los empresarios. El gobierno, como siempre, fue desconsiderado con la oposición, y llamó a diálogo a los empresarios. En la referida reunión, el presidente surje como el gran solucionador del conflicto, y plantea una solución, al estilo trade-off: La indexación no será de inmediato, sino gradual, y el gobierno no eliminará los incentivos fiscales a los industriales. Y todo sigue, como si ya no existiesen más problemas cruciales con la difícil situación de las finanzas públicas. La verdad es que, sea o no gradual, la solución aportada es que vienen más impuestos, y lo grave es que el gobierno sigue con las manos sueltas. En definitiva, la mesa estuvo «coja». Le faltó visión de país.

Comentarios cerrados.