Los diez hechos del 2010

25 Dic

Siguiendo la costumbre en estos apuntes, comparto con ustedes, lo que en mi opinión son los diez hechos más relevantes del 2010, tanto global como localmente:

1.- Los cables de Wikileaks. Es indudable que la divulgación de los cables del gobierno americanos através de Wikileaks es la noticia del año. No tanto por el contenido de la noticia, sino por develar, quitar la máscara a lo que es la política exterior norteamericana, que ha convertido a sus representaciones diplomáticas en verdaderas agencias de información. Es la confirmación de que la política exterior de la nación más poderosa del mundo no ha cambiado. Sus ejes son los mismos de siempre, aunque sus actores son distintos. Wikileaks ha roto con el esquema de los secretos de Estado y de los documentos oficiales. Que definitivamente existen y existirán documentos secretos y confidenciales. Pero, igualmente, los gobiernos estarán más obligados a transparentar más información sobre sus actuaciones y decisiones. Y ese mérito, lo tiene ganado Wikileaks y su fundador, Julian Assange, que, sin dudas, es el personaje del año, aunque para otros sea el enemigo del año.

2.- Facebook y las redes sociales. El mundo no es igual que antes. Y parte de que eso sea así se lo debe al desarrollo de la tecnología, particularmente a las redes sociales. La información camina rápido, y las relaciones sociales también. Este es el año de Facebook, y de su fundador, Mark Zuckerberg. Fue electo personaje del año por la revista Time, un reconocimiento por haber creado la red social más importante, con más de 500 millones de miembros.

3.- Haití. Es el país que comparte la isla junto a mi país. Somos vecinos. Y para algunos, son vecinos distantes. Una estrechez de visión pues lo que pasa y sucede en Haití, me importa, me duele. Lo peor que puede suceder es que Haití sea tratado con indiferencia. En enero, el terremoto que sacudió sus propias entrañas, desenmascaró su triste realidad: Haití es un estado fallido. Esa fue la primera alerta. Luego, como consecuencia de la deficiente respuesta internacional, vino la segunda alerta: el cólera, que ha provocado la muerte de miles de haitianos, y ya la terrible enfermedad ha tocado suelo dominicano. Y la respuesta internacional es prácticamente nula. Y, por último, la tercera alerta: el fracaso de las elecciones presidenciales. Un país sumido en la extrema pobreza, sin instituciones y sin democracia, pero que no puede recibir la indiferencia ni la indolencia internacional. Hay que recuperar a Haití, y para los dominicanos ese es un tema de prioridad nacional, sin que tengamos que intervenir ni asumir compromisos más allá de lo que nuestra soberanía nos obliga.

4.- La nueva Constitución. Desde el 26 de enero, tenemos en mi país una nueva Constitución. La Carta Magna. La Ley Sustantiva. El reto es implementarla, llevarla a la realidad. Lo que ha sucedido a partir de su promulgación no nos deja muchas esperanzas. Ya hay quienes están planteando una posible modificación para imponer la reelección presidencial, la cual está prohibida en el texto constitucional. Lo mismo ha ocurrido con las leyes orgánicas de los organismos recién creados, que en cierta medida son el reflejo de los actuales intereses políticos del gobierno. Y, por último, la aprobación del presupuesto del 2011 evidenció escaso o mínimo interés del gobierno en respetar la Constitución. Hay un serio desafío por delante.

5.- La crisis económica. Durante los últimos dos años, la crisis ha estado en la palestra. Cuando no es Wall Street, son los mercados financieros europeos. Grecia, Irlanda y España han sido los tres últimos casos de países afectados por la crisis. Pero, también es el Main Street, es decir, en las calles no se siente la llamada recuperación económica, salvo casos excepcionales. Las cifras de desempleados es alarmante, acrecentando la desigualdad. Los ricos son más ricos y los pobres son más pobres, y la clase media cada vez más, estrechándose. Hay que desear que el 2011 sea el año de la recuperación, real, no solo en cifras, sino en hechos.

6.- El triunfo de Dilma Rousseff. Fue una victoria refrescante. Lula entrega su mandato presidencial a su heredera política, Dilma Rousseff, quien a partir del 1 de enero de 2011 es la presidenta de Brasil. Ella recibe un país que tiene el prestigio y el reconocimiento internacional. Por primera vez, una mujer gobernará Brasil, y así se suma a las naciones gobernadas por mujeres. Gobernar Brasil es una tarea compleja. La composición del Congreso es diversa, y ella estará obligada a pactar, tal como lo hizo Lula. Y lógicamente, Dilma tiene el reto de continuar siendo el contrapeso en América Latina frente al coloso del norte.

7.- El rescate de los 33 mineros chilenos. Es el acontecimiento del año. Captó la atención mundial de millones de televidentes e internautas. Y reivindicó el orgullo y la dignidad de Chile. Es indiscutible que el triunfo político fue para el presidente Sebastián Piñera, quien lo manejó todo magistralmente. Obviamente, el episodio develó la calamitosa y difícil situación laboral y humanitaria de los trabajadores en las minas, no solo en Chile, sino también en otras naciones latinoamericanas.

8.- Criminalidad y narcotráfico. Este año fue rojo en términos de las cifras de muertes y asesinatos a consecuencia de la alta penetración del crimen organizado, incluyendo la participación de sicarios. Nuestro país no escapó a esta triste realidad, a pesar de que hubo detenciones importantes. Sin dudas, que las complicidades de los estamentos militares y de estructuras enquistadas en instituciones gubernamentales constituyen la principal debilidad que es necesario estirpar.

9.- Los movimientos sociales y la conciencia ciudadana. La revolución de Twitter y la redes sociales estuvo presente en las principales protestas y reacciones sociales a nivel global y local, lo cual revela un mayor grado de conciencia ciudadana en el ejercicio de los derechos civiles y políticos. La campaña del 4% del PIB para la educación es el mejor ejemplo de lo anterior, así como otras campañas sociales que se hicieron durante el año, utilizando mecanismos innovadores entre los cuales Internet jugó un rol estelar.

10.- La influencia del presidente Barack Obama. Aún cuando su figura política ha sufrido el desgaste propio de dos años de ejercicio presidencial, incluyendo una terrible derrota electoral en las elecciones congresuales del pasado mes de noviembre, es indudable que el presidente Obama sigue teniendo influencia en la política americana e internacional. Y lo más importante, ha cumplido sus principales promesas electorales, contra viento y marea: el paquete de estímulo económico, la reforma de salud, la reforma financiera, la derogación de las restricciones para los militares homosexuales, y la reforma fiscal. Al finalizar este año, reitero que, salvo que ocurra un hecho excepcional, Obama será reelecto en el 2012.

Sin comentarios

Escriba un comentario