Haití, después del 7 de febrero

27 Ene


El presidente René Preval termina su mandato constitucional el próximo 7 de febrero. Hoy estamos a 27 de enero, por lo que resulta materialmente imposible celebrar la segunda vuelta electoral y hacer la juramentación de la nueva o nuevo mandatario antes de ese plazo. Por consiguiente, el presidente Preval deberá concluir su mandato ese día, y se producirá una vacante en la presidencia, debiendo entonces implementarse el mecanismo de la sucesión presidencial establecido en la Constitución haitiana.

El destacado jurista Milton Ray Guevara cita, en su artículo Imbroglio constitucional haitiano, el artículo 149 de la Constitución haitiana que dispone:

«En caso de vacancia de la Presidencia de la República por la causa que sea, el presidente de la Corte de Casación de la República o en su defecto, el vicepresidente de la Corte, o en su defecto, el Juez de mayor edad, es investido provisionalmente de la función de Presidente de la República por la Asamblea Nacional debidamente convocada por el Primer Ministro. El escrutino para la elección de un nuevo presidente se efectuará no antes de 45 días ni después de 90, luego de la apertura de la vacancia, de conformidad a la Constitución y a la Ley Electoral. El artículo 149.1 prohibe que el Presidente provisional pueda ser candidato en la más próxima elección presidencial».

Despegadas esas dudas, está claro, entonces, que ante la vacante que dejará el presidente Preval, lo que procede es elegir el presidente provisional, función que recaerá en uno de los funcionarios judiciales indicados en el artículo 149 de la Constitución haitiana, pudiéndose convocar (incluso antes del 7 de febrero) la celebración de la segunda vuelta electoral que será entre Mirlande Manigat y Michel Martelly.

No hay lugar a soluciones creativas al margen de la Constitución haitiana. No hay otras opciones ni tampoco hay lugar a imponer recetas importadas ni del pasado. Es el propio pueblo haitiano que elegirá su presente y su futuro.

Por último, con relación al presidente Préval, sus días están contados en la presidencia de Haití. Se especula que su reciente visita sorpresa a República Dominicana, fue para solicitar que el gobierno dominicano le permita residir temporalmente en República Dominicana, después del siete de febrero. Dado el precedente de que el país acogió al expresidente de Hoduras, Manuel Zelaya, y el hecho de que incluso el actual primer ministro haitiano, Jean-Max Bellerive, tiene residencia en República Dominicana, es muy probable que esta solicitud de Preval sea concedida. Continuaré dando seguimiento a este tema.

Nota sobre la foto: Esta foto la tomé en mi reciente viaje a Haití. En la malla ciclónica que bordea el Palacio Presidencial haitiano, totalmente destruido por el terremoto, han colocado las fotos de los candidatos presidenciales que compitieron en la primera vuelta, y a ambos extremos, la bandera haitiana con el lema «Elección 2010». Un contraste, el símbolo del poder político, destruido, teniendo a la democracia como su única forma de reconstrucción.

Comentarios cerrados.