Libertad, igualdad y DSK

17 May

Francia es la cuna de los derechos humanos. “Liberté, igualité et fraternité” es el lema que resume la revolución francesa, y desde entonces, han pasado centenares de años construyendo los ejes de uno de los sistemas judiciales más respetados en el mundo. Como era de esperarse, el arresto en New York del Director General del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Khan, quien adicionalmente es uno de los potenciales candidatos presidenciales del Partido Socialista, bajo la acusación de agresión y violación sexual a la empleada del hotel en donde se hospedaba, ha estremecido a la opinión pública francesa.

Es el contraste siempre entre el interés público de la información y los derechos del justiciable. El contraste está en la jurisdicción donde Strauss-Khan se encuentra detenido: New York, Estados Unidos de América. Las cláusulas del debido proceso de ley son distintas a las francesas. Si bien en Francia, hay una parte del proceso investigativo que se realiza de manera secreta, lejos de las cámaras y las fotos, las cuales son permitidas en casos muy excepcionales, lo mismo no sucede en Estados Unidos. La línea que separa lo público de lo privado es casi imperceptible. Más, en un caso en el que el acusado es el Director General del Fondo Monetario Internacional, un potencial candidato presidencial y la víctima es una mujer.

A los franceses les ha impactado lo que para los americanos se conoce como el Perp Walk, que es la caminata que hacen los agentes policiales con el acusado a la salida del recinto judicial. Normalmente, el acusado va esposado y escoltado de los policias. Es el único momento que tienen los medios para tomar imágenes del acusado, y esto se hace en coordinación con las autoridades. Esto es impensable en Francia. Por su parte, en Estados Unidos, es una escena diaria y permanente.  Todos son iguales ante la ley. Ese es el mensaje.

El futuro político de Strauss-Khan está en las manos de la justicia americana. Es indudable que lo sucedido tiene un impacto inmediato, en sus posibilidades de ser candidato presidencial de los socialistas en Francia. Sus antecedentes con relación al ámbito de la acusación tampoco le ayudan, y más el hecho de que intentó viajar a Francia, horas después del incidente, que ha sido la base para negarle la libertad bajo fianza. El Partido Socialista lo sabe.  Los próximos días definirán su destino.

 

Sin comentarios

Escriba un comentario