Bicefalia y sucesión

10 Jul

Bicefalia en el PSOE.

 

Uno de los momentos estelares en la vida partidaria es cuando se elige el candidato presidencial de cara a las elecciones nacionales. En los regímenes parlamentarios europeos, la tradición es que quien encabeza la lista como candidato a la presidencia del gobierno es el líder del partido. El propósito de ello es asegurarse una línea clara y definida de las posiciones públicas del candidato con las del partido. Igualmente, garantizar que la estructura partidaria esté a la disposición de la candidatura.

El PSOE ha buscado otra vez una fórmula excepcional, al haber elegido ayer a Alfredo Pérez Rubalcaba como candidato a la presidencia del gobierno español, manteniendo a José Luis Rodríguez Zapatero como secretario general. La bicefalia ha vuelto al PSOE. Lo mismo ocurrió en 1999 con Joaquín Almunia (como secretario general) y Josep Borrell (como candidato), con muy mala experiencia para el partido. Sin embargo, ahora, en circunstancias distintas, el PSOE ha recurrido más que, a la bicefalia, a un modelo de cohabitación. Es lógico que el nuevo líder del partido lo es Rubalcaba, pero ese liderazgo es el inicio de una etapa de transición, en lo que concluye el mandato el Zapatero como presidente del gobierno, y evidentemente, como secretario general del partido.

La jugada política del PSOE es inteligente. En vez de haber apresurado y celebrado un Congreso extraordinario para elegir un nuevo secretario general, con lo cual hubiese abierto la compuerta de una competencia que le hubiese distraído de las funciones del gobierno, e incluso, de la propia selección del candidato a la presidencia del gobierno, el partido optó tener dos dirigentes, dos cabezas. Y, a diferencia de lo que ocurre en otras latitudes, la actitud de Zapatero ha sido madura, de reafirmación de su talante democrático. La cohabitación Zapatero-Rubalcaba aprenderá de las lecciones del pasado, y generará la ilusión tan necesaria para lograr la victoria. Al menos, la transición se ha iniciado.

Para Zapatero, lo de ayer, fue su despedida como líder del partido, y la entrega de la antorcha a Rubalcaba. Antes, Zapatero ya se había despedido en el Congreso de los Diputados. De ganar Rubalcaba las elecciones generales del año próximo, sería la primera vez en la historia del PSOE, que un candidato sucede a un presidente del gobierno, del mismo partido. Por esta tierra del Mar Caribe, ya vivimos esa experiencia, cuando Salvador Jorge Blanco ganó las elecciones presidenciales de 1982, sucediendo a Antonio Guzmán, ambos del Partido Revolucionario Dominicano. Es la única vez que ha ocurrido en la democracia dominicana desde 1961.

Continuaré dando seguimiento a este tema.

Sin comentarios

Escriba un comentario