Espionaje y poder

18 Jul

Lo que sucede en Inglaterra con el escándalo del espionaje telefónico patrocinado por el cerrado semanario, News of the World, propiedad de Rupert Murdoch, con la permisividad de algunos funcionarios del gobierno y del Scotland Yard, obliga a vernos en ese espejo. Que un diario poderoso, através de distintos mecanismos obtenga la complicidad de estructuras políticas y policiales, para espiar la vida de personas públicas o de personas involucradas en casos policiales y judiciales, es un ejemplo de hasta dónde llegan las ansias del poder. Es una aberración que refleja la degradación de quienes hacen esas actividades.

Las reacciones no se han hecho esperar. Inglaterra ha reaccionado indignada.  Renunció la directora de News of the World, Rebekah Brooks, quien fue arrestada durante el fin de semana. Igualmente, el jefe de Scotland Yard, sir Paul Stephenson, salpicado por el escándalo, renunció ayer.  Como era de esperarse, la clase política también ha reaccionado con fuerza, particularmente la oposición. Ed Miliband, líder del Partido Laborista, se ha crecido, y ha asumido la bandera del desmantelamiento del emporio mediático que auspiciaba esas constantes violaciones a la privacidad. Y Miliband lo ha hecho, de forma valiente, consciente de los riesgos.

Estoy seguro que muchos políticos británicos sabían lo que estaba pasando, pero lo callaban, por miedo. Enfrentar a Rupert Murdoch con todos sus tentáculos globales y locales no era tarea fácil. Sin embargo, la realidad le ha caído en la cara. Ed Miliband ha dado el paso al frente. Los próximos días continuaremos viendo como el cerco de Murdoch se estrecha.  No solo habrán sanciones, sino también una nuevo código de conducta para los medios, evidentemente reforzado en los principios y los postulados de la libertad de expresión, el respeto a la integridad de las personas y la transparencia.

¿Cuándo llegará ese momento por estas latitudes? Sin dudas, que cada día de que pasa, hay más y más ciudadanos conscientes de sus derechos, y de romper con esas estructuras “de facto” que espían, que manipulan y que distorsionan informaciones. Así como está haciendo Inglaterra hoy, levantándose en contra de ese sistema, así debemos hacer por estas latitudes. La institucionalidad no solo debe ser formal, debe ser también reflejo de la dignidad y la libertad de los hombres.

————-

Organigrama del escándalo de espionaje de News of the World.

Una cultura del miedo en el corazón del Estado, artículo de Timothy Garton Ash.

 

Sin comentarios

Escriba un comentario