Hasta luego, Zapatero

30 Jul

Con el anuncio del adelanto de las elecciones generales españolas para el 20 de noviembre de 2011, se cierra un ciclo político: El de José Luis Rodríguez Zapatero.  Es muy temprano para juzgar su gestión. Como es lógico, unos la defenderán; otros la criticarán. Los historiadores, llegado el tiempo, se encargarán de poner las cosas en su justo lugar. Pero, desde este lado del Mar Caribe,  y lejos de la pasión política española, Zapatero ha demostrado su talante democrático y de estadista. Ha dado una extraordinaria lección de desapego del poder. Luego de dos períodos como líder del PSOE y presidente del gobierno ha entendido que llegó el momento de dar un paso atrás, y ha propiciado, sin sobresaltos, la transición del liderazgo.

Los diarios españoles han celebrado la noticia. Para mí,  la otra noticia fue que “Zapatero desveló ayer que, además, no irá en las listas del PSOE al Congreso el 20-N. No quiere ser más diputado, Quiere retirarse a León”, su casa. Esta información pasó desapercibida bajo la euforía del adelanto electoral. Pero, por estas latitudes, eso es una noticia de portada. Son tantos los políticos aferrados al poder, que cuando ve este tipo de ejemplos, no se puede ser indiferente. Zapatero volverá a su casa como uno más. Pero, no nos equivoquemos, su ciclo se cierra temporalmente. Su peso en la política española será determinante para el futuro de su partido.  No hay, por tanto, un adiós para Zapatero, sino hasta luego.

———————————-

Apuntes relacionados:

Bicefalia y Sucesión.

Zapatero, la despedida.

Zapatero y la anatomía del poder.

Sin comentarios

Escriba un comentario