Juan Bosch y el presidencialismo

30 Ago

Miguel Guerrero, destacado periodista dominicano, nos recuerda que Juan Bosch, cuando fue presidente de la República Dominicana durante los siete meses de su mandato hasta que fue derrocado, no usó la banda presidencial en el territorio dominicano:

“Solo se la ciñó una vez y en contra de su voluntad durante su viaje a México, a comienzos de septiembre de 1963, dos semanas antes de su derrocamiento. Fue en ocasión de la celebración del aniversario del Grito de Dolores, hecho que marcó el inicio de la lucha por la independencia mexicana y que ese país celebra como fiesta nacional.”

Guerrero aporta una serie de datos interesantes sobre ese viaje del presidente Bosch a México. El detalle ofrecido de que rechazó la condecoración del Águila Azteca que le impondría el presidente mexicano Adolfo López Mateos, bajo el argumento de que “a los dominicanos de aquella época no les agradaba que sus líderes aceptaran este tipo de homenaje porque recordaban a Trujillo, que era un ególatra y fanático perverso de las condecoraciones y los homenajes, que sus áulicos inventaban bajo cualquier pretexto”.

Para la ocasión, dice Guerrero, Bosch recibió como regalo un estuche con dos gallos de pelea labrados en oro, plata y cobre, y una réplica de la campana de Dolores. Por su parte, Bosch obsequió al presidente López una caja de puros dominicanos y otra con arroz, trigo, granos de cacao y pequeñas porciones de dos tipo de café. También, un par de guineas vivas en una jaula rústica de madera y fibras.

El artículo de Guerrero revela también el temperamento de Bosch que caracterizaba a su personalidad. Sin dudas, un presidente excepcional.

————————-

El 25 de septiembre de 2010 publiqué en estos apuntes una de las pocas fotos del presidente Bosch con su banda presidencial, tal como refiere el artículo de Guerrero. La foto, aquí.

 

Sin comentarios

Escriba un comentario