Archivo | febrero, 2012

El mejor discurso de JFK

29 feb

La mayoría de los historiadores señalan que el discurso de toma de posesión del presidente John F. Kennedy ha sido su mejor pieza de oratoria. Sin dudas, ha sido el que más se conoce.  Pero, hay un discurso de Kennedy, antes de ser electo presidente, que tuvo un impacto directo en las elecciones presidenciales de 1960, y que desde mi punto de vista, ha sido su mejor discurso, porque marcó la línea divisoria entre el Estado y los derechos individuales en uno de los temas más complejos de la humanidad. Me refiero a la separación entre Estado y religión:

 

Este discurso fue pronunciado el  12 de septiembre de 1960. Fue un discurso muy fino en términos políticos, en el que Kennedy reafirmó que, a pesar de ser católico, lo importante no es en qué tipo de Iglesia él cree, sino qué tipo de país, él quiere y cree. Transcribo estos párrafos claves:

Debido a que soy católico, y no católico ha sido elegido Presidente, los problemas reales de esta campaña se han oscurecido – tal vez deliberadamente, en algunos sectores menos responsables de esto. Por lo tanto, es al parecer necesario para mí expresar una vez más – no qué tipo de iglesia que creo, por eso sólo debe ser importante para mí – pero ¿qué clase de América creo?

Creo en una América donde la separación entre Iglesia y Estado es absoluta – en donde ningún prelado católico le diga al Presidente (en caso de que ser católico) la forma de actuar, y ningún ministro protestante les diga a sus feligreses por quién votar – en donde no hay iglesia o la escuela de la iglesia reciba fondos públicos o preferencia política – y donde ningún hombre se le niega los cargos públicos simplemente porque su religión se diferencia del Presidente, que podría nombrarlo el pueblo, que le eligen.

Creo en una América que no es oficialmente católica, protestante ni judía – que ningún funcionario público pida o acepte instrucciones sobre la política pública del Papa, el Consejo Nacional de Iglesias o cualquier otra fuente eclesiástica – que ningún organismo religioso pretenda imponer su voluntad directa o indirectamente a la población en general o de los actos públicos de sus funcionarios – y donde la libertad religiosa sea tan indivisible que un acto contra una iglesia es tratado como un acto contra todos.

Dos meses después de este discurso, Kennedy derrotó a Richard Nixon en las elecciones de noviembre, y se convirtió en el primer presidente católico de Estados Unidos de América. El texto íntegro del discurso, aquí.

——————————

- Mitt Romney ganó ayer las primarias de Michigan y Arizona. En el caso de Michigan, su contendor Rick Santorum había estado en primer lugar hasta la semana pasada. Sin embargo, Santorum, quien es católico, afirmó que al leer el discurso de Kennedy de 1960, le dieron ganas de vomitar. Resultado: los católicos de Michigan decidieron apoyar a Romney, quién es mormón, y ahí estuvo garantizada la victoria de éste último.

El perdón sin olvido de Correa

28 feb

La historia está cargada de gestos que revelan la grandeza de sus líderes cuando han expresado perdón por errores cometidos por ellos mismos o por las instituciones que representan. Por ejemplo, el Papa Benedicto XVI ha pedido perdón por los abusos sexuales cometidos por la Iglesia. De igual manera, Estados Unidos pidió perdón por haber experimentado con enfermedades en Guatemala. Otros, a pesar de las atrocidades del terrorismo, no piden perdón, todavía.

Pero, hay otros perdones. Por ejemplo, en Estados Unidos, existe el perdón presidencial que, bajo una serie de requisitos, el presidente ejerce un acto de clemencia. En otros países, se conoce con el nombre de indulto, ejercido por el presidente de la República, con la característica de que extingue la pena, pero no borra el delito. El efecto aniquilante del delito lo hace la amnistía.

Ayer, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, perdonó a los ejecutivos del diario El Universo, que habían sido condenados por difamación e injuria, en un caso judicial en el que el demandante fue el propio presidente Correa, y que acaparó toda la atención internacional.  Resulta interesante ver y escuchar al presidente Correa, al anunciar su decisión desde el Palacio de Carondelet:

 

Es la lucha del poder contra el poder. En su alocución, el presidente Correa describe cómo él rompió con la tradición al no otorgar ningún tipo de privilegios a estos poderes fácticos. También, narra todo lo que tuvo que ‘aguantar’ con la lluvia de infamias lanzadas en su contra por parte de ese medio de comunicación. Y, lógicamente, cómo imperó la verdad. Siento que el presidente Correa, quien hizo galas de buen orador y de excelente dicción, le faltó grandeza y humildad. Era una ocasión histórica para no solo perdonar sin olvidar, sino para reconciliar y ser magnánimo.

La grandeza consiste en elevarse sobre la ocasión, colocarse por encima de las diferencias personales, y buscar una solución para que lleve tranquilidad a la sociedad. Para ello, hay que ser humilde, y más cuando se tiene el poder.  Correa se quedó corto ayer.

 

100 ediciones de ‘West Wing Week’

27 feb

La edición No. 100 de West Wing Week:

 

Por estas latitudes, nos queda un largo camino por aprender.

Urdangarín, ante la justicia

26 feb

 

Si algún lector piensa que haré un análisis sobre el caso judicial que enfrenta Iñaki Urdangarín, le recomiendo que visite otra página. En realidad, me he animado a escribir este apunte ante la cobertura de los medios de comunicación, en el ejercicio de su derecho, sobre este caso.  Sin dudas, una línea delgada divide el derecho a la información pública y el derecho a la presunción de inocencia y el respeto al debido proceso de ley.

Ver a Urdangarín, caminando el llamado ‘pasillo de la vergüenza’ hacia el tribunal confirma la fortaleza de las instituciones democráticas en España, en donde definitivamente, a pesar de los títulos monárquicos, la ley es igual para todos. Observarlo su delgadez, en comparación con fotos anteriores, se nota el peso de las tensiones. Es el momento clave de saber quiénes son sus amigos, y no los oportunistas.  Es el momento de saber con quién se cuenta. También, es la hora de soledad.

Por otra parte, algunos medios juzgan y dictan sentencias, aún antes de que la justicia conozca y decida los casos. Es una práctica muy común, no solo en Europa, sino en muchas latitudes, incluyendo la nuestra. Es difícil luego recoger todo lo que se ha escrito y dicho sobre una persona, aún cuando la justicia lo absuelva de toda culpabilidad.

Culpable o inocente, el futuro no será igual para Urdangarín. Veremos.

Mitt Romney en ‘Ford Stadium’, o cuando las apariencias engañan

25 feb

Mitt Romney habló ayer ante 1,200 personas que integran el Club Económico de Detroit, y lo que estaba supuesto ser una oportunidad para hablar sobre su propuesta a la clase empresarial e industrial de Michigan, se convirtió en un fiasco por haber seleccionado el peor lugar para hacer este evento: El Ford Stadium, que tiene capacidad para 65,000 asistentes.

Claro, el que observa el video sobre la actividad, no notará nada de lo anterior, pues gracias a la magia de la televisión, solamente se ve a Romney pronunciando su discurso, y con unas vistas cerradas de los asistentes:

 

Sin embargo, el equipo de estrategia de Romney no calculó que, en la Era de las Redes Sociales, desde incluso antes de comenzar la actividad, ya circulaban fotos como ésta  y ésta. Y, como era de esperarse, se hacen comparaciones con los mítines de Obama.

La lección está muy clara: En política, hay que cubrir todos los detalles.

 

 

Misceláneos

24 feb

- Charlie Chaplin fue investigado por el MI5.

- Wikileaks, epílogo.

Apedrean al presidente de Haití, Michel Martelly.

- Los jueces de la Suprema Corte de Estados Unidos son la excepción a la seguridad de los funcionarios públicos. Por eso, los asaltan.

- Los Vatileaks.

- ¿Cómo se lograron los acuerdos entre Mao y Nixon hace 40 años? La historia, aquí.

- Marie Colvin. Su último reportaje:

Obama, el cantante

23 feb

“Una de las cosas de ser presidente es que algunas noches, cuando quieres salir y simplemente dar un paseo, no puedes hacerlo. Y eso es frustrante. Pero también hay otras noches en las que B. B. King y Mick Jagger vienen a tu casa a dar un concierto”, expresó Barack Obama luego de cantar, junto a estas dos estrellas, en la Casa Blanca:

http://youtu.be/hhO1DnNKYbo

 

La alegría de Obama no es para menos. Ya las encuestas le dan como ganador, con más del cincuenta por ciento, sobre quién sea el candidato presidencial del Partido Republicano. Y no es que deba dormirse en sus laureles, pero las perspectivas de su triunfo son cada día más claras y evidentes.

Mientras, sigamos disfrutando con BB King en ‘Let The Good Times Roll‘:

 

Otros presidentes de Estados Unidos que han exhibido habilidades en la música, aquí.