El mejor discurso de JFK

29 Feb

La mayoría de los historiadores señalan que el discurso de toma de posesión del presidente John F. Kennedy ha sido su mejor pieza de oratoria. Sin dudas, ha sido el que más se conoce.  Pero, hay un discurso de Kennedy, antes de ser electo presidente, que tuvo un impacto directo en las elecciones presidenciales de 1960, y que desde mi punto de vista, ha sido su mejor discurso, porque marcó la línea divisoria entre el Estado y los derechos individuales en uno de los temas más complejos de la humanidad. Me refiero a la separación entre Estado y religión:

 

Este discurso fue pronunciado el  12 de septiembre de 1960. Fue un discurso muy fino en términos políticos, en el que Kennedy reafirmó que, a pesar de ser católico, lo importante no es en qué tipo de Iglesia él cree, sino qué tipo de país, él quiere y cree. Transcribo estos párrafos claves:

Debido a que soy católico, y no católico ha sido elegido Presidente, los problemas reales de esta campaña se han oscurecido – tal vez deliberadamente, en algunos sectores menos responsables de esto. Por lo tanto, es al parecer necesario para mí expresar una vez más – no qué tipo de iglesia que creo, por eso sólo debe ser importante para mí – pero ¿qué clase de América creo?

Creo en una América donde la separación entre Iglesia y Estado es absoluta – en donde ningún prelado católico le diga al Presidente (en caso de que ser católico) la forma de actuar, y ningún ministro protestante les diga a sus feligreses por quién votar – en donde no hay iglesia o la escuela de la iglesia reciba fondos públicos o preferencia política – y donde ningún hombre se le niega los cargos públicos simplemente porque su religión se diferencia del Presidente, que podría nombrarlo el pueblo, que le eligen.

Creo en una América que no es oficialmente católica, protestante ni judía – que ningún funcionario público pida o acepte instrucciones sobre la política pública del Papa, el Consejo Nacional de Iglesias o cualquier otra fuente eclesiástica – que ningún organismo religioso pretenda imponer su voluntad directa o indirectamente a la población en general o de los actos públicos de sus funcionarios – y donde la libertad religiosa sea tan indivisible que un acto contra una iglesia es tratado como un acto contra todos.

Dos meses después de este discurso, Kennedy derrotó a Richard Nixon en las elecciones de noviembre, y se convirtió en el primer presidente católico de Estados Unidos de América. El texto íntegro del discurso, aquí.

——————————

– Mitt Romney ganó ayer las primarias de Michigan y Arizona. En el caso de Michigan, su contendor Rick Santorum había estado en primer lugar hasta la semana pasada. Sin embargo, Santorum, quien es católico, afirmó que al leer el discurso de Kennedy de 1960, le dieron ganas de vomitar. Resultado: los católicos de Michigan decidieron apoyar a Romney, quién es mormón, y ahí estuvo garantizada la victoria de éste último.

Sin comentarios

Escriba un comentario