Fernando Lugo, acorralado

22 jun

Portada de La Nación.

 

La política es, muchas veces, impredecible. Cuando la atención mundial está en otras latitudes, surge la noticia de que el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, será sometido hoy a juicio político ante el Congreso por mal desempeño en sus funciones. Lo grave es que, es muy probable, que, al final del día de hoy, Lugo ya no sea el presidente de Paraguay, pues será destituido. En su contra, se han unido sus tradicionales adversarios y antiguos aliados.  No basta con saber que, dentro de nueve meses, habrán elecciones presidenciales, y que se produciría un cambio democrático. La política se nutre de realidades, y hoy, los sectores conservadores de Paraguay se convertirán en sepultureros de la democracia. Ya el propio Lugo ha advertido de que se trata de un golpe de estado exprés.

En ninguna parte del mundo democrático, un presidente puede ser declarado culpable por los cinco hechos que acusan al presidente Lugo. Evidentemente, si hay un presidente que no ha tenido la mejor imagen en su mandato lo es Fernando Lugo, al margen de su lucha contra el cáncer.  Sin embargo, este caso es de pura venganza política. La transición democrática puede romperse hoy en Paraguay, y con ello, sus instituciones. Ya, en otras latitudes, lo hemos vivido en el pasado, cuando se utilizan los poderes públicos con fines políticos. Antes, en las dictaduras militares, como las que vivió Paraguay, se recurría a la tortura y a las ejecuciones contra los disidentes. Ahora, se recurre a los meros trámites y formalidades constitucionales para cumplir con exigencias constitucionales, sin tener ni permitir que se imponga la razón.

El día de hoy es clave para la democracia en América Latina. ¿Se repetirá la misma historia de Honduras? ¿Cuál será la actitud de la Organización de Estados Americanos? Muchos presidentes están hoy en Brasil, en la Cumbre de Río, ¿qué posición adoptarán? Las próximas horas lo dirán. Quisiera estar equivocado, pero hoy se inicia otro capítulo triste para la democracia en América Latina.

Comentarios están cerrados.