Ganó Merkel

22 Sep

Angela Merkel ganó, por tercera ocasión, la elección como Canciller de Alemania. Ha sido la mejor de sus tres victorias.

El País publica este interesante perfil sobre la canciller que se esconde:

La destreza de la mujer más poderosa del mundo en la preparación de sopa de patatas y el ganso con ciruelas pasas no es comparable con su astucia en el horneado de los adversarios que disputaron su liderazgo en la Unión Demócrata Cristiana (CDU), menospreciando las posibilidades de la joven nacida en 1954, educada en la Alemania comunista, acostumbrada a oír, ver y callar, o a calibrar al interlocutor antes de hablar. Su secretismo y opacidad pueden incomodar, pero nadie discute el desarrollo mandibular de una mujer encaramada en el vértice de la política nacional y europea tras abrirse paso a dentelladas en un mundo de hombres. Una imagen enmarcada en plata de la zarina de origen alemán Catalina la Grande adorna su oficina particular. A la segunda emperatriz y autócrata de todas las Rusias también la subestimaron y ningunearon amigos y enemigos.

La canciller alemana es en público una mujer contenida, alerta y distante, heredera de la cultura del disimulo imperante en la Alemania de la policía política y la delación. Ella admite que su infancia y juventud en el Este fundamentaron su estilo de hacer política como cuarta influencia después de su personalidad, su formación como física y el hecho de ser mujer. “Puede decirse”, explicó una vez a preguntas de este periódico, “que haber vivido en la RDA es mi cuarta influencia”. Habló de cómo “una leve inflexión, un cambio de palabras ya era revelador” de cambios políticos profundos. Dice que ha aprendido a ser más explícita, pero su estilo sigue siendo más bien críptico.

Lo que está claro es que Merkel es reelecta por tercera ocasión como Canciller, y en una nación, que no prohibe la reelección del puesto más poderoso, no se puede descartar su futuro.

En el otro lado de la moneda, están los socialdemócratas, el SPD. ¿Qué falló en el SPD? Veamos este análisis:

Interesantes reflexiones. Por estas latitudes, tenemos que vernos en el espejo del SPD.

Sin comentarios

Escriba un comentario