Colegio Electoral de EUA se reúne mañana, ¿Qué pasará?

18 Dic

19electoral1-master768

 

Mañana lunes se reúnen, a partir de la 1pm, los electores de los Colegios Electorales en los 52 Estados y el Distrito de Columbia para certificar la elección del pasado 8 de noviembre, certificación que luego deberá ser refrendada el 6 de enero por el Congreso de Estados Unidos. Son, en total, 538 electores que se reunirán mañana. En los últimos dos procesos electorales, 2008 y 2012, estos encuentros fueron mera formalidades, dado que el presidente ganador (Barack Obama) ganó ampliamente el voto popular y el voto electoral, por lo que no hubo ningún cuestionamiento. Sin dudas, que luego de los resultados de las elecciones de noviembre pasado, más las noticias relacionadas con la posible interferencia de Rusia en el proceso electoral, la situación es distinta.

No es que en el pasado no hubiese habido cuestionamientos. Todos recordamos quizás el más reciente, en el año 2000. George W. Bush ganó el voto electoral, pero perdió el voto popular de Al Gore, de manera cerrada. En ese momento, Al Gore era vicepresidente de Estados Unidos, y en su tal condición, es quien preside la reunión del Congreso que refrenda el resultado del voto electoral, y tuvo que pasar por la situación incómoda de certificar su propia derrota, a pesar de los alegatos de irregularidades en Florida.

Ahora la situación es más compleja. Donald Trump ganó el voto electoral con 306 votos de los 538. Pero, en el voto popular, perdió de Hillary Clinton, con una diferencia de 2.8 millones de votos. Trump será el primer presidente de Estados Unidos que pierde con tan alto margen el voto popular. Definitivamente hubo una división clara y contundente en la sociedad americana. Pero, adicionalmente, el actual gobierno americano, desde su presidente y las agencias de inteligencia, han advertido de que Rusia interfirió y “pirateó” o “hackeó” los servidores del Partido Demócrata interfiriendo en el proceso electoral, lo cual fue comunicado a todas las partes, en el tiempo oportuno a Trump y a los rusos. Entonces, el ambiente político está enrarecido y sombrío.

En medio de esta situación mañana se reúnen los colegios electorales. No hay ninguna ley o mandato que obligue a que los electores deban ser fieles al mandato recibido de sus propios partidos. Es decir, pudiera darse el caso de que un elector no cumpla con el mandato de su partido, y pueda votar en sentido contrario. Aunque algunos electores han expresado que pudiera hacerlo, no hay precedentes. Solo se sabe que estarían expuestos a sanciones de multa por violentar una línea partidaria. Anticipo que mañana no deberá ocurrir ningún cambio extraordinario, porque ya el propio Obama ha dicho que están trabajando para la transición y que nadie discute que el presidente electo es Donald Trump. Es decir, lo inaudito sería que 37 electores decidan no apoyar al Partido Republicano y que Trump obtenga menos de 270 electores, y entonces no sea declarado presidente. Este escenario no lo preveo.

Lo que sí es previsible es que, en la reunión del Congreso americano del día 6 de enero, que estará presidida por el vicepresidente Joe Biden, que es cuando se deberá aprobar los certificados que provengan de los Colegios Electorales, se produzcan discusiones e intentos de desconocer determinados resultados, dado que hay mayor atención mediática. En este escenario, sí preveo que habrán denuncias y acusaciones sobre las debilidades del proceso electoral, y la interferencia rusa antes aludida. Pero, Biden, que es un zorro político, no tendrá otra opción que no sea validar la elección de Trump, a menos que ocurra un hecho extraordinario, cosa improbable.

Algo si queda claro, y es que Estados Unidos, la principal democracia del mundo, está avocada a revisar su proceso electoral. No me refiero a cambiar el sistema del colegio electoral, pues esto implicará una discusión mayor, una enmienda constitucional, y no creo que esto ocurra por la presión de los estados pequeños que se oponen a una eventual reforma constitucional. Pero, sí se hace necesario una profunda revisión al sistema electoral federal y estatal para hacerlo más eficiente y transparente.

Sin comentarios

Escriba un comentario