Archive | asesinato RSS feed for this section

Osama: muerto o muerto, ¿y la ley?

5 May

La ejecución de Osama Bin Laden es un retrato de la sicología de los americanos, tal como describe Enric González en su artículo La caza de la ballena blanca:

«Es imposible exagerar el impacto de la destrucción de las Torres Gemelas en la psique estadounidense. El hecho en sí fue gravísimo. Por el número de muertos, por la caída de unos edificios simbólicos, porque ni Nueva York ni el resto del país, ajeno hasta entonces a masivos ataques exteriores, habían vivido jamás una jornada de tal pánico y tal asombro.

Pero hubo algo más. Si Osama bin Laden asumió para el colectivo la condición de monstruo cruel y elusivo, los estadounidenses se pusieron en la piel del capitán Ahab: no existía otro fin que la venganza. No importaban los medios, no importaban las consecuencias. Era una cuestión moral y absoluta, sin posibilidad de matices.»

Por ello, nunca se planteó la posibilidad de capturar a Osama Bin Laden y traducirlo a la justicia. Era una sola opción: su ejecución, su asesinato, su muerte. ¿Podía hacerlo el gobierno de Estados Unidos de América? ¿Podía matar a quien era su enemigo más buscado? Desde que la CIA se vió involucrada en una serie de acciones para asesinar a religiosos en la década de los setenta, el presidente Gerald Ford emitió una orden que claramente prohibía los asesinatos políticos: «Ningún empleado del gobierno de Estados Unidos de América puede involucrarse en, o conspirar para involucrarse, en asesinatos políticos».

En la medida en el que el tiempo y las circunstancias fueron cambiando, la prohibición de asesinar fue pasando a otro plano, a pesar de que no hubo cambios expresos. Luego de los acontecimientos del 11 de septiembre de 2001, los abogados de la Casa Blanca interpretaron la prohibición de la siguiente manera:

«Algunos han argumentado que nuestras prácticas están dirigidas a violar el derecho interno, en particular, la prohibición nacional de los asesinatos. Pero la jurisdicción interna, el uso de sistemas de armas legales que sean compatibles con las leyes aplicables de la guerra de precisión en acción específica para líderes beligerantes de alto nivel, cuando se actúa en defensa propia o durante un conflicto armado que no sea ilegal, y por lo tanto, no constituye «asesinato».»

En otras palabras, para el gobierno americano, Osama Bin Laden no fue asesinado, por lo tanto no hay responsabilidades que reclamar. Tampoco, según su criterio, no merecía ser capturado ni ser traducido a la justicia. Solo la sentencia de Obama al anunciar la muerte de Bin Laden: «Se ha hecho justicia».

Jeffrey Toobin lo explica en Killing Osama: Was it legal. También, recomiendo Is it legal to kill Osama Bin Laden (Por cierto, este artículo es de junio de 2010).

Asesinatos políticos

12 Ene


La revista The Stranger ha hecho un excelente mapa de portada que grafica los asesinatos y tentativas de asesinato a los políticos americanos en toda su historia. Los puntos rojos significan que la víctima murió, mientras que los puntos blancos significan que la víctima sobrevivió. Claro, asesinar a un político es lo mismo que intentar asesinarlo, como ocurre con toda las víctimas, sin distinguir la función que desempeñan. Hay que sancionarlo con toda la fuerza de la ley. Más, si la motivación, detrás de la irracionalidad, es por el extremismo que causa a quienes no comparten su pensamiento o ideología. He aquí la lista:

Robert Kennedy, John F. Kennedy, Ronald Reagan, George Tiller, Abraham Lincoln, James A. Garfield, Theodore Roosevelt, William McKinley, Malcom X, Martin Luther King, George Wallace, Franklin D. Roosevelt, Harvey Milk, George Moscone, Gerald Ford, Gabrielle Giffords.

En la lista antes transcrita, hay mártires políticos. En otros, sobrevivientes y héroes políticos. Todos, guardando la distancia entre unos y otros, tienen en común que son ejemplo de la lucha por sus ideas y por sus creencias.

La misión en Dubai

6 Ene

El 19 de enero se cumple un año del asesinato de uno de los líderes de Hamás en Dubai. La comunidad internacional atribuye la autoría de este hecho al Mossad, especialmente a su grupo élite que se conoce bajo el nombre de «Cesárea». Sobre este hecho, escribí uno, dos y tres apuntes, los cuales se completan con el excelente reportaje de la revista GQ en su edición de este mes de enero. Al día de hoy, tanto Israel como el Mossad niegan haber participado en estos hechos.

Más sobre el Mossad y el atentado de Dubai

29 Mar

Sobre el asesinato del líder militar de Hamás en Dubai, he escrito esto y esto. Hoy sale publicada una información que desconocía y es que quienes perpetraron el asesinato se disfrazaron de tenistas dentro de la delegación deportiva de Israel que asistía al torneo internacional de tenis en Dubai. Resulta difícil entender como en pleno siglo 21, todavía estemos presenciando actos como el de Dubai, rodeado de un velo de impunidad. Aún, faltan muchas cosas por ver con respecto a este caso. Aquí pueden leer las lecciones que ha dejado este atentado.

La tecnología descubrió al Mossad

10 Mar

En febrero escribí sobre el asesinato del jefe militar de Hamás en Dubai, una operación casi perfecta, si no hubiese sido por la tecnología. Dubai tiene uno de los sistemas de vigilancia más efectivo del mundo, y gracias a éste sistema, las cámaras filmaron el antes, el durante y el después de la operación de inteligencia. Ya se identificaron los rostros de los agentes que perpetraron la acción. También pasó lo mismo con las llamadas telefónicas, todas ya rastreadas. Todos los rastros apuntan al Mossad, cuyo superior, el gobierno de Israel niega totalmente su participación en este hecho.