Archive | Bob Woodward RSS feed for this section

Ben Bradlee, el periodista en el mejor sentido de la palabra

24 Oct

Ben Bradlee, quien junto con Bob Woodward y Carl Bernstein, publicaron el escándalo de Watergate, lo que conllevó la renuncia del presidente Richard Nixon, falleció hace unos días. Bradlee fue el Director del Washington Post en la época de Watergate, y su determinación por conseguir la verdad fue clave en la publicación de los reportajes. Duraron dos años tras la verdad. Hasta que lo lograron: Nixon renunció. El resto es todo historia.

 

Bradlee, un grande.

Nixon agarró a Nixon

28 Sep

wp-nixon

El escándalo de Watergate ha sido uno de los episodios más estudiados en la historia moderna de Estados Unidos. Cada cierto tiempo, aparecen datos nuevos, y de hecho se han generado mitos. Uno de ellos: que fueron los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein, del Washington Post, los que, con sus investigaciones y reportajes periodísticas, provocaron la renuncia del presidente Richard Nixon. Es posible que sus reportajes incidieran en el resultado final, pero sin duda, fue el sistema político, através del Congreso y de la Justicia, lo que finalmente puso en la espada y la pared a Nixon, quien tuvo que renunciar. Precisamente, ha salido un artículo sobre este tema, en el que aporta que lo que encendió la chispa de la investigación de Watergate fue el testimonio de Alexander P. Butterfield, quien se desempeñaba como Asistente en la Casa Blanca y luego Administrador de la Agencia de Aviación Federal, y que, en una de sus comparecencias, reveló el sistema de grabaciones que había establecido Nixon en la Casa Blanca:

 

Butterfield nunca fue encontrado culpable ni involucrado en Watergate. Pero, su testimonio, honrado e íntegro, fue el que despertó a los legisladores y puso en movimiento la acción de la justicia, hasta que cayó Nixon. Como dice el artículo en cuestión: Fue Nixon que agarró a Nixon. No, el Post.

Watergate, 40 años después

19 Jun

 

El pasado 17 de junio se conmemoraron 40 años del escándalo de Watergate, que motivó la única renuncia, hasta ahora, de un presidente de Estados Unidos, Richard Nixon. Lo que, al comienzo, fue la noticia de un ‘robo’ en la sede del Partido Demócrata en Washington, se convirtió en el descubrimiento de una de las conspiraciones que involucró a las entrañas mismas del poder, en la Casa Blanca.  Todo fue orquestado y maniobrado desde el propio despacho del presidente Nixon. Dos años después, en 1974, Nixon renunciaba de la presidencia y abandonaba la Casa Blanca, por la puerta trasera.

En 1977, Nixon reconoció sus errores:

 

Watergate no se hubiese convertido en el ojo del huracán que arrasó con la carrera política de Nixon, sino hubiese sido por dos magníficos periodistas: Bob Woodward y Carl Berstein. Ambos escribieron que 40 años después de Watergate, Nixon era peor de lo que pensábamos.

Impresionante ver y leer cómo el Estado se convirtió en un sistema corrupto y criminal, promovido desde el mismo centro del poder. El legado de Watergate radica en que, en Estados Unidos, las instituciones funcionaron y funcionan. Que se puso el ejemplo para que jamás se repita un hecho como éste.

—————————

Apunte relacionado:

Frost Nixon, o el poder de la televisión.

Bob Woodward, el buen periodismo

7 May

La experiencia no se improvisa. El buen periodismo desnuda la noticia, confirma con dos y tres fuentes. No se conforma con una sola versión. En apuntes anteriores he hablado sobre Bob Woodward, el maestro. Y lo ratifico. Desde que el presidente Barack Obama anunció al mundo la muerte de Osama Bin Laden se han divulgado distintas versiones sobre su ejecución. Woodward se va al detalle de todo, desde el inicio hasta el final. Es el mejor relato que he leído, hasta el momento: Death of Osama bin Laden: Phone call pointed U.S. to compound — and to ‘the pacer’.

Bob Woodward, el maestro

31 Oct

Su nombre representa el periodismo de investigación en Estados Unidos de América. En su récord, se le atribuye ser el causante de la renuncia del presidente Richard Nixon. Desde entonces, ha escrito los libros más vendidos sobre la guerra en Afganistán e Irak, valiéndose de distintas fuentes, incluyendo entrevistas con quienes han ejercido la presidencia de Estados Unidos. Es una institución del periodismo que procura la verdad y la transparencia. Los años de experiencia no se improvisan. Sabe distinguir entre entrevistar a George W. Bush y a Barack Obama, así como, cuando su fuente no le da la noticia, la busca, lo cual incluye aparecerse en la casa del entrevistado a la hora de cena. Es la conclusión a la que llego luego de leer este resumen de su comparencia en la Universidad de Stanford.