Archive | Clint Eastwood RSS feed for this section

La silla vacía de Obama

7 Oct

La mejor imagen de lo que pasó durante el primer debate presidencial entre Barack Obama y Mitt Romney lo ha reflejado la portada de la revista The New Yorker:

Obama, ausente del debate

El presidente Obama estuvo desafortunado y distraído durante todo el debate. Incluso, el programa Saturday Night Live parodió su distracción, basado en un monológo interno del propio presidente atribuyendo su estado anímico a que se le había olvidado comprar el regalo a Michelle Obama con motivo de su 20 aniversario de bodas.

Pero, viendo la portada de The New Yorker, fue Clint Eastwood el primero que habló con un Obama en una silla vacía, en la Convención del Partido Republicano en Tampa:

Incluso, en estos mismos apuntes, critiqué el discurso de Eastwood. Pero, la ausencia de Obama en el primer debate presidencial reflejó la visión de Eastwood, ni que hubiese sido un guión de película.

Lo cierto es que Obama tuvo una noche terrible, tal como lo describe Político. Fue, al día siguiente, jueves, cuando Obama sintió el impacto de su desastrosa actuación, que inmediatamente tuvo que cambiar su giro táctico en la campaña, y pasar de la defensiva a la ofensiva. Solo el reporte del desempleo que bajó a 7.8% constituyó la mejor noticia ante la peor semana de su campaña.

Quedan dos debates más, y para Obama quitarse la primera mala impresión, la revista The Week le recomienda los siguientes siete pasos para lucir mejor en el próximo debate:

1.- Tomar la ofensiva.

2.- Tener su autoestima en el debate.

3.- Aparentar que quiere estar en el debate.

4.- Presionar a Romney sobre sus mentiras.

5.- Recordar lo cambiante que es Romney en sus posiciones.

6.- Obtener un nuevo entrenador para el debate.

7.- Dedicar tiempo para prepararse.

Obama no puede cometer el mismo error que cometió George H.W. Bush cuando debatió con Bill Clinton en 1992, en el que el entonces presidente Bush miraba su reloj y estaba desesperado por salir del debate:

Al contrario, Obama debe hacer como hizo Ronald Reagan en su debate con Jimmy Carter cuando popularizó la frase “There you go again” (“y dale con…”):

Finalmente, Obama debe tener una salida como la que tuvo Lloyd Bentsen, candidato vicepresidencial demócrata, en el debate con Dan Quayle, candidato vicepresidencial republicano, en 1992, cuando Quayle intentó decir que tenía más experiencia que John F. Kennedy:

Estoy seguro que en el segundo debate, veremos a un Obama diferente. Continuaré dando seguimiento a este proceso.

zp8497586rq

Clint Eastwood: hacer lo que nunca se hizo

31 Ago

Lo que parecía la noche estelar de Mitt Romney, con su discurso de aceptación, tuvo otra estrella: Clint Eastwood. Con un formato estructurado, en donde la improvisación es casi imposible, Eastwood hizo lo que ninguno de los oradores había hecho en la Convención republicana: Improvisar. Llegó al extremo de, segundos antes de subir al escenario, pedir una silla, la cual estaba vacía, en la que estaba supuestamente sentado el presidente Barack Obama, lo que generó el efecto contrario en el público que veía por televisión. En Twitter, la respuesta fue inmediata através de Invisible Obama.

La respuesta de Obama, al monólogo de Eastwood, fue genial:

Eastwood es excelente director y actor de cine. Pero, anoche, demostró falta de tacto. Hizo lo que nunca se había hecho.

zp8497586rq

El Servicio Secreto: tan cerca, pero tan lejos

24 Abr

Durante la visita del presidente Barack Obama a Cartagena, Colombia, se produjo el escándalo que involucró a miembros del Servicio Secreto y que atrajo la atención de la prensa internacional. El Servicio Secreto es el cuerpo élite encargado de la seguridad del presidente de Estados Unidos, por lo que lo ocurrido en Cartagena vuelve a colocar en la palestra, la complejidad de proteger a la persona más poderosa del mundo.

The New Yorker ha publicado una serie de fotos sobre el Servicio Secreto, en las que resalta el dato sumamente revelador:

“Después de ver el aparato del Servicio Secreto de gran tamaño que rodea al presidente en todo el mundo, me dí cuenta de que muchas de sus funciones son un pozo de contradicciones”, me dijo Kraft. “Ellos están cerca del presidente, pero rara vez interactúan con él. Están rodeados por una multitud excitada y en movimiento, por lo que deben permanecer en calma y centrados. Ellos observan el máximo poder y privilegio, pero están allí para protegerlo en vez de experimentarlo. A pesar de los largos días con frecuencia llenos de funciones monótonas y repetitivas, que mantienen una férrea el decoro y el enfoque del láser. No es la película de James Bond que la mayoría se imagina.”

Luego del incidente de Cartagena, la Casa Blanca emitió esta declaración.

————————-

In the line of fire:

 

 

‘J. Edgar’, o el poder de la información

10 Mar

 

Resumir la vida pública y privada de J. Edgar Hoover, uno de los hombres más poderosos en la historia reciente de Estados Unidos, es uno de los principales retos que, sin dudas, ha tenido Clint Eastwood.  Hoover fue el fundador y primer director del FBI, posición en la que estuvo por 48 años, trabajando para ocho presidentes. Eastwood adopta un guión en el que Hoover, ya viejo y cansado, le dicta sus memorias a agentes novatos de la institución, en un viaje al pasado y al presente, en su vida. Leonardo DiCaprio, quien interpreta a Hoover,  es brillante en su actuación.

Es interesante ver en la película cómo surge el FBI, y cómo se inician los primeros pasos en la recolección de los sistemas de identificación de los potenciales criminales. Hoover estuvo muy claro, desde el comienzo, que necesitaba un organismo que no dependiera de ninguna instancia política, excepto del Procurador General. Así se convirtió en uno de las figuras más poderosas y temibles de la política americana. Almacenaba informaciones de diferentes líderes políticos, económicos y sociales, y utilizaba esa información para chantajear y extorsionar, y así obtener privilegios políticos.

Eastwood resalta la posición conservadora radical de Hoover en contra de la “enfermedad del comunismo”, su lucha contra las ‘bandas mafiosas’, y su odio contra Martin Luther King.  De igual manera, la película dedica buen tiempo a las investigaciones sobre la desaparición del hijo de  Charles Lindbergh. También, es muy notorio su desdén hacia los Kennedys, especialmente contra Robert Kennedy, quien era su superior jerárquico. De hecho, también Robert Kennedy no tenía mucha empatía hacia Hoover.

Conocedor de las personalidades de los presidentes con quienes trataba, Hoover sabía que el presidente Richard Nixon quería apropiarse de la información secreta que manejaba en el FBI. Por ello, Hoover le pidió a su eficiente secretaria, interpretada por Naomi Watts, que, una vez Hoover falleciere, le destruyera todos esos documentos. Con una lealtad admirable, su secretaria cumplió su misión, justo antes de que penetraran los funcionarios de Nixon, en búsqueda de los famosos archivos secretos de Hoover.

Eastwood retrata también la vida personal de Hoover. La influencia de su madre, interpretada por Judi Dench, es determinante en la carrera de Hoover. Desde dictar su forma de vestir hasta aupar su ego de salvar la dignidad de su familia, los consejos de su madre estaban siempre presente en la vida del director del FBI. De pocos amigos, nunca se casó, no tuvo vida social, Hoover tuvo una relación muy estrecha con su asistente, Clyde Tolson, interpretado por Armie Hammer, que incluso Eastwood lo caracteriza, varias veces, como una relación homosexual. Aún cuando no existan muchas evidencias que apoyen esta tesis, lo cierto es que la relación de trabajo y personal entre ambos fue muy estrecha hasta la muerte de Hoover.

Casi al final de la película, es memorable el diálogo entre Tolson y Hoover, cuando el primero desmiente todas las hazañas que Hoover había ido narrando en la misma.  Ver la película, por tanto, es transitar por distintos episodios que marcaron la historia política de Estados Unidos, la cual, indudablemente, no se puede escribir sin mencionar el nombre de J. Edgar Hoover.

 

 

Chrysler y Clint Eastwood: poderoso comercial

7 Feb

Durante el Super Bowl, hubo anuncios muy novedosos y atractivos, como siempre. Pero, desde el punto de vista político, el comercial de Chrysler, titulado ‘It’s halftime America’, protagonizado por Clint Eastwood, ha sido el que más ha llamado la atención. Y lo ha sido, por su mensaje, que se puede calificar, con una sola palabra:  Poderoso.

 

Nadie mejor que Eastwood para levantar el orgullo americano, resaltando la recuperación que ha tenido y está teniendo la industria automotriz en Detroit, luego de la crisis de 2008. Evidentemente, en los inicios de un proceso electoral que despierta pasiones, el anuncio de Chrysler cae como un balde de agua fría para los republicanos, que han reaccionado de manera virulenta.  Nadie puede vincular a Eastwood con los demócratas, y mucho menos con Obama. Sin embargo, el anuncio ha sido considerado como un espaldarazo a la reelección del presidente.

————————–

Todos los anuncios transmitidos durante el Super Bowl de 2012.

 

J. Edgar Hoover, visto por Clint Eastwood

15 Nov

J. Edgar, la nueva película de Clint Eastwood es el retrato del poder, detrás de la personalidad de J. Edgar Hoover, quien fue el primer director de la FBI, permaneciendo 50 años en el cargo desde 1924 hasta 1972. Hoover hizo carrera en los comienzos de la agencia federal de investigaciones, hasta su nombramiento por el presidente Calvin Coolidge. Desde entonces, Hoover despachó con siete presidentes norteamericanos, quienes no pudieron relevarlo de sus funciones, debido a la extraordinaria habilidad de Hoover para permanecer en el poder. Era temido por la gran cantidad de información que acumulaba sobre políticos y personalidades de Estados Unidos.

“El comunismo no es un partido político, es una enfermedad” decía Hoover.  Fue radical contra todo lo que simbolizaba cualquier presencia del comunismo en Estados Unidos, cometiendo infinidades de abusos. También, Hoover no era muy agradable con los defensores de los derechos civiles. En ocasiones, contrastaba su actuación ante la discriminación racial que se vivía en el sur de Estados Unidos, con la conducta de los presidentes John F. Kennedy y Lyndon Johnson.  De igual manera, Hoover era soltero, aspecto que Eastwood utiliza en la película para revelar, lo que era especulado en los círculos sociales de aquellos años, sus relaciones con uno de sus asistentes.

Leonardo Di Caprio representa a J. Edgar Hoover en la película, en una extraordinaria actuación. Sin dudas, la película de Clint Eastwood, basada en hechos reales, está en mi lista de películas recomendadas. La historia del FBI no se puede escribir sin J. Edgar Hoover, ni viceversa.

Invictus, ¡Bravo!

15 Dic

Estaré en primera fila cuando sea exhibida en el país esta película que retrata el liderazgo de Nelson Mandela. Dirigida por Clint Eastwood, Invictus, tiene un reparto de actores excelentes que incluyen a Morgan Freeman y Matt Damon. Disfruten el trailer.