Archive | debate presidencial RSS feed for this section

Tercer y último debate: Hillary ganó

20 Oct

Anoche fue el tercer y último debate presidencial entre Hillary Clinton y Donald Trump. Cada debate ha tenido sus características, pero el de anoche fue el mejor de los tres, porque tuvo contenido, pero también ataques y contraataques. Esto se debió a su moderador, Chris Wallace, un veterano periodista ahora de la cadena Fox, que se manejó con espectacular maestría. Y, por supuesto, Hillary Clinton estuvo brillante, tal como dice esta nota del New York Times. Ella pudo sacar a Trump de sus cabales, sobre todo cuando le dijo que era una marioneta de Putin. Y su punto fulminante, fue cuando Trump reconoció que no estaba en condiciones de reconocer su derrota, en caso de perder las elecciones. Para un país como Estados Unidos de América, la mayor democracia del mundo, esto es impensable.  Ahí, Trump perdió el debate. Trump ha estado hablando de fraude y de irregularidades, cosa que es posible en el tercer mundo, pero no en una democracia fuerte como la americana. Prometo en un próximo apunte abordar este tema. Con la conclusión del tercer debate, entramos a la recta final de las elecciones del 8 de noviembre. Todo indica que Hillary Clinton será la primera mujer en ganar la presidencia de Estados Unidos.

La silla vacía de Obama

7 Oct

La mejor imagen de lo que pasó durante el primer debate presidencial entre Barack Obama y Mitt Romney lo ha reflejado la portada de la revista The New Yorker:

Obama, ausente del debate

El presidente Obama estuvo desafortunado y distraído durante todo el debate. Incluso, el programa Saturday Night Live parodió su distracción, basado en un monológo interno del propio presidente atribuyendo su estado anímico a que se le había olvidado comprar el regalo a Michelle Obama con motivo de su 20 aniversario de bodas.

Pero, viendo la portada de The New Yorker, fue Clint Eastwood el primero que habló con un Obama en una silla vacía, en la Convención del Partido Republicano en Tampa:

Incluso, en estos mismos apuntes, critiqué el discurso de Eastwood. Pero, la ausencia de Obama en el primer debate presidencial reflejó la visión de Eastwood, ni que hubiese sido un guión de película.

Lo cierto es que Obama tuvo una noche terrible, tal como lo describe Político. Fue, al día siguiente, jueves, cuando Obama sintió el impacto de su desastrosa actuación, que inmediatamente tuvo que cambiar su giro táctico en la campaña, y pasar de la defensiva a la ofensiva. Solo el reporte del desempleo que bajó a 7.8% constituyó la mejor noticia ante la peor semana de su campaña.

Quedan dos debates más, y para Obama quitarse la primera mala impresión, la revista The Week le recomienda los siguientes siete pasos para lucir mejor en el próximo debate:

1.- Tomar la ofensiva.

2.- Tener su autoestima en el debate.

3.- Aparentar que quiere estar en el debate.

4.- Presionar a Romney sobre sus mentiras.

5.- Recordar lo cambiante que es Romney en sus posiciones.

6.- Obtener un nuevo entrenador para el debate.

7.- Dedicar tiempo para prepararse.

Obama no puede cometer el mismo error que cometió George H.W. Bush cuando debatió con Bill Clinton en 1992, en el que el entonces presidente Bush miraba su reloj y estaba desesperado por salir del debate:

Al contrario, Obama debe hacer como hizo Ronald Reagan en su debate con Jimmy Carter cuando popularizó la frase “There you go again” (“y dale con…”):

Finalmente, Obama debe tener una salida como la que tuvo Lloyd Bentsen, candidato vicepresidencial demócrata, en el debate con Dan Quayle, candidato vicepresidencial republicano, en 1992, cuando Quayle intentó decir que tenía más experiencia que John F. Kennedy:

Estoy seguro que en el segundo debate, veremos a un Obama diferente. Continuaré dando seguimiento a este proceso.

zp8497586rq

Datos sobre el debate de hoy

3 Oct

Datos de interés para seguir el debate de esta noche:

Lugar:University of Denver, en Denver, Colorado.

Hora: 9 PM -horario de la Costa Este.

Canales:FOX, NBC, CBS, ABC, PBS, CNN, MSNBC, CNBC, C-SPAN.

Duración: 90 minutos.

Tema: política doméstica.

Participantes: Presidente Barack Obama (D – Illinois); y ex Gobernador Mitt Romney (R – Massachusetts).

Romney se encuentra desde el lunes semi-encerrado en un hotel del downtown de Denver, a unos 20 minutos del lugar del debate. Obama abandonará esta mañana su retiro del desierto de Mojave y llegará a Denver hacia las 2:30 de la tarde, hora local.

Moderador: Jim Lehrer (PBS).

Lehrer es un veterano. Ha moderado 11 debates presidenciales en tres décadas. La casualidad quiso que en 1963 cubriera el asesinato de JFK como reportero del Dallas Times-Herald, como Bob Schieffer, Dan Rather y otros periodistas que curiosamente estuvieron aquel día en Dallas y les supuso un pasaporte a puestos más altos. Desde hace muchos años conduce NewsHour en la PBS.

Formato: el debate tratará de política doméstica (empleo, impuestos, educación, sanidad, energía, etc.) y estará dividido en seis segmentos de discusión de aproximadamente 15 minutos cada uno. El moderador abrirá cada segmento con una pregunta seleccionada por él y cada candidato tendrá dos minutos para responder. A lo largo del segmento, el moderador tendrá que distribuir el tiempo para que los candidatos debatan sobre el tema.

Los candidatos se situarán de pie, detrás de un atril.

(Vía: Doscerodoce).

zp8497586rq

Los debates presidenciales: fecha y moderadores

15 Ago

Como es una tradición, en el mes de octubre se celebrarán los debates presidenciales en Estados Unidos, regulados por la Comisión de Debates Presidenciales. En esta oportunidad, Barack Obama y Mitt Romney se verán, frente a frente, en tres oportunidades:

– 3 de octubre de 2012, en Denver, Colorado. Moderador: Jim Lehrer, de PBS.

– 16 de octubre de 2012, en Hempstead, New York. Moderadora: Candy Crowley, de CNN.

– 22 de octubre de 2012, en Boca Ratón, Florida. Moderador: Bob Schieffer, de CBS.

– El debate vicepresidencial será el 11 de octubre, en Danville, Kentucky. Moderadora: Martha Raddatz, de ABC.

Continuaré dando seguimiento a este proceso.

zp8497586rq

El debate Rajoy – Rubalcaba

8 Nov

Al igual que doce millones de televidentes, ayer ví el debate protagonizado por los dos principales candidatos a la presidencia del gobierno español, Alfredo Pérez Rubalcaba, del PSOE, y Mariano Rajoy, del PP.  A diferencia de los debates presidenciales en Estados Unidos, en el caso de España, los candidatos están sentados en los extremos de la mesa, y pueden tener material de apoyo, como documentos, libretas y gráficas. También, tienen más tiempo para explicar y replicar que lo que usualmente se permite en Estados Unidos. Sin dudas, que el debate que vimos ayer es un ejemplo de la madurez que ha alcanzado la democracia española, y estoy seguro de que muchos académicos y especialistas de la política utilizarán ese debate en sus clases.

El debate se realizó en un contexto electoral en que las encuestas indican que Mariano Rajoy ganará las elecciones del 20 de noviembre, con una mayoría absoluta. Por lo tanto, quien tenía que ser agresivo y estar a la ofensiva en el debate era Alfredo Pérez Rubalcaba, quien así lo hizo.  Rubalcaba demostró que hizo su tarea, se leyó y estudió el programa electoral del PP, hablaba exhibiendo convicción, y puso en aprietos a Rajoy al enrostrarle su ausencia de políticas claras en los ámbitos de sanidad, educación y desempleo. Por su parte, Rajoy evadió todo tipo de opiniones y afirmaciones que dividieran su electorado. Prefirió darle vueltas a sus respuestas, en vez de abordar temas espinosos.  A diferencia de Rubalcaba, Rajoy leía constantemente su material de apoyo, en ocasiones lucía que se iba del escenario, al concentrarse en la lectura.  En dos momentos del debate, Rajoy inconscientemente al mencionar a Rubalcaba, lo llamó “Rodríguez Zapatero”. Fuera de estos detalles, la realidad se impuso:  Rubalcaba no fue fulminante, por lo tanto, Rajoy ganó el debate.

Sobre los temas de debate, el protagonista fue el empleo, síntoma de la difícil situación que atraviesa España. El gran ausente fue la corrupción. No hubo una sola mención de ella.  Rubalcaba hizo un esfuerzo extraordinario en desnudar el programa electoral del PP, para llevar a la mente del electorado la incertidumbre que podría crear un triunfo de Rajoy, básicamente en el ámbito de las políticas sociales y los derechos de los ciudadanos. En pocas palabras, el PSOE avanzó ayer, pero Rajoy se impuso.  Continuaré dando seguimiento a este proceso electoral que concluye el próximo 20 de noviembre.

Un detalle del debate Kennedy – Nixon

29 May

El primer debate presidencial televisado en Estados Unidos de América fue el protagonizado por John F. Kennedy y Richard Nixon en 1960. Ha sido un debate muy analizado desde todos los puntos de vistas. La mayoría de los analistas apuntan al triunfo de Kennedy sobre Nixon, cuya imagen se vió muy deteriorada en los televisores.

Lo que no es tan conocido es lo que sucedió después del debate, relatado en el libro Presidential Debates: Fifty years of high risk TV. Jacqueline Kennedy, que estaba en su segundo embarazo, decidió celebrar un encuentro público con la prensa e invitados en su casa para ver el debate, mientras que Pat Nixon decidió quedarse en su casa a ver el debate. Mientras la esposa de Kennedy aprovechó el momento para reunirse con amistades y hacer las primeras relaciones públicas, la esposa de Nixon decidió mantenerse en privacidad. Así lo reporta el libro:

“In Hyannis Port, Massachusetts, Jackie Kennedy, six months pregnant with her second child, was hosting a debate-watching party. About thirty people had gathered in the Kennedys’ summer home on Nantucket Sound, where the guest list included Jackie’s sister, Lee Radziwill; Professor and Mrs. Archibald Cox; Professor and Mrs. Arthur Schlesinger, Jr.; Democratic committeewomen from around New England; and last but not least, about a dozen journalists.”

“The Kennedy “Listening Party,” as the newspapers anachronistically termed it, offers further evidence of how differently the two political camps regarded the debate. While the wife of the Democratic candidate used the occasion for public relations, Pat Nixon spent a quiet evening watching at home with her two daughters in Washington, out of sight of reporters until the next day, when she would be enlisted for damage control.”

Al terminar el debate, Jacqueline Kennedy pasó a los libros de la historia, en lo que se conoce como el primer comentario de relaciones públicas a favor de un candidato luego de un debate, cuando exclamó ante la prensa: “Yo creo que mi esposo estuvo brillante”. Así lo recoge el autor de la obra:

“In what history records as the first example of postdebate spin, Jacqueline Kennedy turned to her guests at program’s end and exclaimed, “I think my husband was brilliant.”

Quince minutos luego de terminar el debate, Kennedy llamó a su casa, y todo era algarabía. Contrario a lo que sucedió con Nixon, que en una conversación que sostuvo con su madre, relatada por el mismo, reconoció que “había cometido un error básico. Me concentré demasiado en la sustancia, y no en la apariencia. Debí recordar que una imagen vale más que mil palabras”. Una lección que perdura hoy día al igual que ayer.