Archive | dictadura RSS feed for this section

Los dictadores y el cine

1 Mar

“Los dictadores son propensos a la cinefilia. Lenin, que detestaba la música, porque lo irritaba que le hiciera ponerse sentimental, consideraba que de todas las artes el cine podía ser la más útil para favorecer la causa del proletariado. Hitler veía casi cada noche, en una sala de cine perfectamente equipada, operetas vienesas de época y musicales americanos, y le regaló a Eva Braun una cámara para hacer películas en color que aún hoy nos hielan la sangre, con su mezcla de risueñas estampas domésticas y cataduras genocidas tomando el sol en terrazas con vistas de los Alpes. A Stalin le gustaban también los musicales americanos y las películas del Oeste, y como padecía insomnio, igual que Hitler, y disfrutaba manteniendo despiertos a sus cortesanos hasta muy tarde, podía prolongar la sesión de cine con una juerga alcohólica, en la que observaba en silencio a sus aduladores y a sus víctimas futuras como inventando para cada uno de ellos un guion siniestro cuyo desenlace no conocía nadie más que él. El general Franco no trasnochaba ni bebía, pero su devoción por el cine era igual de vehemente, hasta el punto de escribir el guion de aquella película, Raza,que era una ensoñación patética de su propia biografía, y demostraba que el cine puede arruinarle la imaginación a cualquiera.”

“Quizás a los dictadores les gustan tanto las películas porque tienen muy limitadas las posibilidades de salir de noche y porque están rodeados sin pausa de gente servil con la que ya no saben qué hacer. Salvo Franco, que al parecer se iba a la cama temprano después de rezar el rosario con doña Carmen en la mesa camilla, los dictadores duermen mal, tienen el sueño cambiado, se levantan muy tarde, hacen las cosas a deshoras. De todos los sátrapas de la edad moderna, quizás el más apasionado por el cine fue Kim Jong-il, el Líder Bienamado de la República Democrática Popular de Corea del Norte, hijo y heredero de Kim Il-sung, Gran Líder y luego Líder Eterno, cuando después de su muerte y su embalsamamiento se decretó que seguiría rigiendo la República de Corea y el Partido de los Trabajadores desde la ultratumba.”

Antonio Muñoz Molina, en El tirano cinéfilo.

‘Desde el otro lado del charco’

28 Jun

El sobrino dictador y el tío depuesto

4 Dic

Lo de Corea del Norte siempre es dramático. Así son las dictaduras. Hay que mantener el circo activo, cuando hay poco pan. Por ello, no debe extrañar que el tío de Kim Jong-Un fue destituido de sus cargos. Parece que el sobrino se despertó de malhumor y decidió salir de su tío, quien era el No. 2 en el gobierno, hasta ayer.

Pinochet, contado al revés

14 Jun

Quienes hemos vivido bajo regímenes dictatoriales, sabemos lo que es una dictadura. Constituye la expresión del poder absoluto, sin permitir ningún tipo de expresiones que disientan del Príncipe. Es la visión totalitaria de la vida. Todo gira en torno al dictador. Sus actos de tortura, ejecuciones y asesinatos se “justifican” para mantener el régimen en paz. El mundo, para el dictador, se divide en dos: Los buenos (el dictador y sus súbditos), y los malos (los que disienten de él).  Por lo tanto, para ellos,  los “malos” deben ser eliminados de la historia.

Siempre he admirado a Chile, país que he visitado en varias oportunidades. Es una nación en la que la democracia triunfó sobre la dictadura, con el sacrificio de cientos de miles de mártires. En esa lucha, muchas heridas se abrieron, y aún no cierran. El interés de un sector de la sociedad chilena, vinculado a la dictadura, ha vuelto, otra vez, a intentar contar su historia. Y lo ha hecho, de la peor manera. La ha contado al revés, como si todavía Chile estuviese viviendo bajo la dictadura, en donde se podían narrar historias carentes de veracidad:

 

Este documental, que cuenta la historia al revés, es hoy objeto de críticas en Chile.  Los buenos son los malos, y los malos son los buenos. El precio de la democracia es alto. Tan alto, que solo en democracia, puede exhibirse un documental contado al revés.  Desde estas latitudes, mi admiración y respeto por los hombres y mujeres, mártires de la democracia, que lucharon en contra de la dictadura de Pinochet, y a quienes, el Chile de hoy, le debe su libertad y su democracia, junto a los partidos y líderes de la Concertación Democrática.

Ha muerto Kim, viva Kim

19 Dic

Kim Jong-Il y Kim Jong-Un.

 

Kim Jong-il, dictador de Corea del Norte, ha fallecido a los 69 años de edad. El régimen comunista estalinista, de los pocos que quedan en el mundo, guardó en secreto durante dos días esta noticia. Es previsible que la activación del mecanismo de transición dentro del régimen no estuviera exenta de maniobras a cargo de la vieja guardia. Como era de esperarse, Kim Jong-Un, hijo del dictador, será su sucesor, como si fuese una monarquía. El anuncio de la muerte a los medios de comunicación ha estado revestido del mayor dramatismo:

 

El dictador ha muerto, pero la dictadura continuará. Corea del Norte seguirá aislada, y continuará siendo una amenaza por sus potencialidad nuclear, que es la única arma del régimen para presionar a sus enemigos. Todo, a costa del hambre y de la miseria de su pueblo. Solo la presión internacional, especialmente promovida por China, el único país que mantiene relaciones estrecha con Corea del Norte, es posible que pueda lograr una transición democrática a este país.

——————————–

Apuntes relacionados:

El cine del dictador

Entre la propaganda y la realidad

‘Querido Líder’, símbolos y propaganda

Los 23 de la selección

Una dictadura pide disculpas

 

 

 

‘Cuidado, las dictaduras pueden volver’

24 Oct

 

Túnez celebró ayer sus primeras elecciones libres en 55 años. Como parte de la campaña para incentivar a los electores a votar, una organización colocó una foto gigante del exdictador Ben Alí, despertando el asombro, el miedo y el temor de que el dictador pudiese regresar. El impacto fue evidente y rápido: Los ciudadanos se aglomeraron frente a la foto, y la despegaron. Para su sorpresa, había este letrero oculto: Cuidado. Las dictaduras pueden volver. Vota el 23 de octubre. Genial.

 

La biblioteca de Pinochet

8 Oct

¿Qué puede leer un dictador? ¿Que libros guarda en su biblioteca? En 2006, un juez chileno ordenó hacer un inventario de la biblioteca del dictador Augusto Pinochet, quien estaba aún vivo. Dos peritos bibliográficos y tres ayudantes fueron los encargados de hacer este inventario, así como determinar el valor tangible e intangible del mismo:

“De acuerdo con el resultado de ese informe pericial, que quedó adjuntado entre fojas 71894 y 71912 y que hasta ahora ha permanecido inédito, el equipo de expertos bibliográficos trabajó 194 horas en terreno y otras 200 dedicadas a pesquisas e investigaciones tendientes a determinar el valor monetario y patrimonial de los volúmenes y su mobiliario. El estudio persiguió cuantificar los montos que el general invirtió en este rubro, a partir de dineros que en su gran mayoría se suponen provenientes de fondos de gastos reservados asignados a la Presidencia de la República, a la Casa Militar y a la comandancia en jefe del Ejército.”

“El informe establece que los libros adquiridos por el general Pinochet son cerca de 55 mil, cuyo valor global fue estimado en US$ 2.560.000. A este monto se suman los valores del mobiliario, encuadernación y transporte de publicaciones editadas en el extranjero, todo lo cual fue tasado en US$ 52.000, US$ 75.000 y US$ 153.000, respectivamente. El estudio trasciende las consideraciones económicas.”

En el inventario, existen libros sobre derechos humanos, democracia, y libertad, principios y valores desconocidos brutalmente por Pinochet durante su dictadura.

“Aunque tiene muy buenas cosas, y se nota que tuvo una asesoría detrás, es una biblioteca muy poco organizada, sin un gran orden, con un afán por atesorar por atesorar. Hay una cantidad de obras de referencia, enciclopedias casi escolares, que develan un escaso conocimiento y una escenografía del poder. Después de leer al personaje a través de su biblioteca, mi conclusión es que este señor miraba con mucha fascinación, temor y avidez el conocimiento ajeno a través de los libros. Quien mandó a quemar libros forma la biblioteca más completa del país. Eso es interesante. De alguna forma conoce la dinámica y el poder de los libros.”

Al final, los dictadores son dictadores. Las bibliotecas constituyen un adorno para intentar disfrazar una personalidad llena de complejos. El informe sobre la biblioteca de Pinochet, aquí.

‘Los pelos de punta’

25 Sep

Gadafi.

Trujillo.

Juan José Millás es brillante. Siempre leo sus artículos y reportajes. Los pelos de punta, artículo que publica en la edición de hoy de El País Semanal es una joya.  Está dedicado a Gadafi,  pero seguro que quienes hemos vivido bajo dictaduras, solo tenemos que sustituir nombres y el artículo se ajusta al dictador que corresponda:  Franco, Trujillo, Duvalier,  Somoza, Pinochet, Idi Amin, Kim Jung-il, Pérez Jiménez, Stroessner, Hitler, monstruos creados por las ansias del poder y el culto a la personalidad:

He aquí un uniforme al que no le falta detalle, un completo, que dirían en el burdel: camisa blanca, corbata negra, cordones trenzados, hombreras con chorreras (o chorradas, ahora no caigo), galones a tutiplén, chatarrería al por mayor, banda de colorines, botones bruñidos y, dentro de él, un gilipollas clásico. Se nos olvidaba mencionar, perdón, la gorra de dos pisos (los dos vacíos pese a encontrarse a la altura del cerebro) y dotada de una superficie plana con capacidad para un helipuerto. Como complemento a toda esa parafernalia (qué rayos significará parafernalia), las gafas de sol gansteriles y la varita fálica de dar órdenes con el pene, o sea, por cojones. A los poderes absolutos (incluso a gran parte de los relativos) les encantan los uniformes. Se trata de una filia perversa (como la pedofilia, la coprofilia o la necrofilia) que tapa carencias imposibles de ocultar por medios menos aparatosos. Cuanto más absolutos son esos poderes, cuanto menos pensamiento contienen, cuanto más se acercan a la simplicidad del paramecio, mayores son sus galas y sus ceremoniales. De ahí la afición de quienes se arrogan la representación de Dios o de los dioses a los zapatos rojos, por ejemplo, a las casullas bordadas con hilo de oro, a los sombreros excéntricos, a los báculos acojonantes y a los vestidos talares, que dan mucho juego. Una gilipollez, de acuerdo, pero una gilipollez con la que el idiota de la fotografía ha gobernado durante 40 años, los mismos más o menos que Franco, otro que cuando se vestía de domingo ponía los pelos de punta al más templado.

P.D. Trujilló gobernó por 31 años la República Dominicana. Murió como mueren los dictadores de su calaña: “El que a hierro mata, a hierro muere”.

El destino de Mubarak

23 Abr

Egipto ha dado el paso, esperado, y necesario, como sucede con el fin de las dictaduras. Los tribunales han ordenado la remoción de todos los retratos y letreros que tengan el nombre o la foto del expresidente Hosni Mubarak de todas las instituciones públicas. Todos los honores y reconocimientos que recibió durante su mandato se han convertido en rechazo popular a todo lo que huela su nombre. A diferencia de otras dictaduras, en donde el dictador se exiliaba o fallecía, Mubarak, está en Egipto, siendo investigado judicialmente, por lo que le está tocando ser protagonista de cómo su pueblo pone fin a su ubicuidad.

Mientras Trujillo, Franco y Somoza no pudieron ver cómo sus pueblos se levantaron luego de años de férreas y sangrientas dictaduras, Mubarak transitará la historia de Pinochet, aunque guardando las distancias. Mientras en Chile, hubo una transición ordenada en la que Pinochet mantuvo por años el control militar, aunque el poder político fue conquistado por la democracia, y hoy día Chile es un extraordinario ejemplo. Por su parte, en Egipto, la revolución convirtió a Mubarak desde un dictador todopoderoso a un expresidente detenido e investigado. Dudo que Mubarak tenga la fortaleza para resistir lo que le viene encima. Resistir el peso de la ley nunca estuvo ni está en el pensamiento del dictador. Ser igual entre iguales nunca ha estado en su personalidad. Los dictadores siempre son dictadores, aunque no tengan poder. Su suerte fue marcada cuando el Ejército egipcio apoyó la revolución que le derrocó, por la vía pacífica. Por lo tanto, Mubarak no tiene hoy día peso político. Así ha concluido y concluirá quien gobernara Egipto por más de treinta años. Ha triunfado la democracia.

Así terminan los dictadores

11 Abr

Laurent Gbagbo, presidente saliente de Costa de Marfil, al momento de ser detenido en Abiyán. Foto del arresto de su esposa. Fin de la dictadura.