Archive | economía RSS feed for this section

El nuevo orden económico en próximos 20 años

22 Feb

Tenía tiempo que no leía una visión tan realista de la economía global, como la producida por Julio Velarde Flores, Gobernador del Banco Central de Reserva del Perú, en esta entrevista al diario Perú 21. La entrevista es un poco larga, pero recomiendo leerla, para poder tener un resumen acabado y certero de la situación económica mundial, y de lo que será el nuevo orden económico en las próximas dos décadas, es decir, en los próximos veinte años:

EE.UU. seguirá siendo el centro financiero mundial. Si bien el yuán probablemente tendrá un peso mayor en las transacciones financieras internacionales, este proceso tiene un límite hasta que China no liberalice sus mercados de capitales de manera completa. Ese proceso comenzaría con un plan piloto en Shanghái. El siguiente paso probablemente sea que el yuán se incorpore a la canasta de monedas del FMI, los llamados Derechos Especiales de Giro, como una quinta moneda. Pero creo que es difícil pensar que, en veinte años, realmente China pueda ser un centro financiero internacional, incluso cercano a Londres. En comercio sí, y es más importante que Estados Unidos. Su tasa de crecimiento probablemente sea algo menor, su crecimiento se ha ido ralentizando, de eso no tenemos ninguna duda. Algo importante que agregar sobre Estados Unidos y China es que el centro de innovación sigue siendo Estados Unidos, pues es ahí donde están las mejores universidades, donde todavía la innovación es aún más dinámica, incluso, que en los otros países ricos cercanos. Ni Alemania ni Japón tienen esa actitud con respecto a la inmigración como la que tiene EE.UU. Uno ve Silicon Valley y está lleno de gente de la China e India, lo cual sería casi inconcebible en países como Japón o Alemania. China tampoco favorece la inmigración de talento.

 

Stiglitz: «¿Por qué la economía importa?»

27 Oct

Somos el 99%

5 Oct

 

Los mensajes simples y las imágenes valen más que mil palabras. Para saber lo que está ocurriendo detrás del movimiento Occupy Wall Street, recomiendo visitar We are the 99 percent. Excelente iniciativa.

(Foto, aquí).

———————–

Lectura relacionada: Banqueros y revolucionarios, artículo de Nicholas Kristof, publicado en El País.

‘Arquímedes’ por Mark Twain

28 Sep

Durante el fin de semana, leyendo la prensa nacional me encontré con la columna del escritor Pedro Conde Sturla, quien la tituló Mark Twain y Arquímedes. En su columna, Conde reproduce el relato Arquímedes, que Twain publicó por primera vez en el diario Australian Standard en 1887.  El relato, en pleno siglo XXI, tiene toda su vigencia a propósito de la crisis económica global y local.

Me permito reproducir algunos párrafos de Twain:

Dadme la tierra como propiedad privada, y moveré el mundo? No señor, haré mucho más que eso. Esclavizaré a todos los hombres y sería un idiota si los esclavizara como antes y tuviera que estar curándoles las heridas, cuidando de ellos todo el tiempo y dándoles látigo para hacerlos trabajar. Bajo mi sistema los tontos esos se la pasarán creyendo que son libres, los haría trabajar más que nunca y sin tener yo la mas mínima responsabilidad. Ellos cultivarían la tierra, extraerían metales preciosos de sus entrañas, construirían ferrocarriles y líneas telefónicas, sus barcos navegarían los océanos, trabajarían, inventarían cosas, sus depósitos se llenarían de mercancías, sus mercados abundarían en todo y lo bueno de esto sería que todo ello me pertenecería!

Mire usted como serian las cosas: si yo fuera el dueño de la tierra, tendrían que pagarme renta, pues no seria razonable que esperaran la utilización del mundo sin pagar. Yo no soy un hombre sin corazón, y para fijar la renta lo dejaría en manos de ellos mismos. Podría ser más justo?

Pensemos en una extensión de tierra, digamos una granja o un solar central o cualquier otro. Si hubiera un solo interesado no me daría mucho por ella, pero habiendo varios, competirían unos con otros y yo aceptaría la mejor oferta. ¿Qué hay de malo en ello? Con el aumento de población, con el desarrollo del comercio y la industria, con el avance en las artes y en las ciencias, se aumentaría el valor de la tierra como todos ustedes saben, y la competencia elevaría la renta tanto que en la mayoría de los casos se llevaría casi todas las ganancias de quienes la ocupasen.

En estas condiciones algunos de los más desafortunados comenzarían a pedir prestado y a otros se les metería en la cabeza que tal vez con un poco más de capital podrían aumentar sus negocios y hacerlos mas productivos. Aquí aparecería yo en ayuda del necesitado: como soy un benefactor de la raza humana, tendría que ayudarles. Con mis entradas podría prestarles hasta donde les alcanzase el respaldo, no creo que esperasen mas de mi, y en cuanto al interés, sería igualmente generoso.

La tasa de interés la fijarían ellos mismos de igual manera que fijaron La renta. Así los tendría bajo mi control y si se atrasasen en los pagos vendería sus prendas! Podrían quejarse, pero negocio es negocio! Han debido trabajar mas intensamente y ahorrar un poco más! Cualquier cosa que pasase el problema seria de ellos, no mío.

Como disfrutaría yo de la vida! Rentas e intereses, limitados solo por la capacidad de pago de los clientes!

Las rentas subirían y subirían, y ellos continuarían empeñándose e hipotecando sus cosas, y uno a uno caerían en bancarrota. Que espectáculo! Así, con la sola palanca del control de la tierra, no sólo la tierra sino todo en ella me pertenecería. Yo sería el amo de todos y el resto de la humanidad esclavos complacientes.

La genialidad de Twain en su máxima expresión, ratificada por su visión a largo plazo. Gracias, al escritor Pedro Conde Sturla por compartir esta joya.

El 1%

29 Abr

«El 1 por ciento tiene las mejores casas, la mejor educación, los mejores médicos, y los mejores estilos de vida, pero hay una cosa que el dinero no parece que haya comprado: el entendimiento de que su destino está ligado a cómo el otro 99 por ciento vive. A lo largo de la historia, esto es algo que el 1 por ciento eventualmente aprenderá. Demasiado tarde.»

Joseph E. Stiglitz, en Of the 1%, by the 1%, for the 1%, publicado en Vanity Fair.

¿América enojada?

30 Oct


(Visto aquí).

Democratizar el FMI

23 Oct

La noticia de que, en la reunión de los Ministros de Finanzas del G-20, ha surgido el acuerdo de ceder dos puestos en el Directorio del Fondo Monetario Internacional a los países emergentes, merece ser celebrada. Es un reconocimiento de que la realidad de la economía global implica que los dictados no pueden sólo seguir siendo impuestos por la Unión Europea y Estados Unidos de América.

Hasta el día de hoy, la composición del voto en el FMI es la siguiente: Unión Europea, 32%; Estados Unidos, 17%; China, 4%; Rusia, 2.49%; India, 2.44; Brasil, 1.78; y Corea del Sur, 1.41%. El desequilibrio es evidente.

Preciso es resaltar que quien se ha sacrificado ha sido la Unión Europea, que ha cedido dos de los nueve asientos que tiene en el Directorio. Aún no está claro cuáles de los 27 miembros de la Unión Europea cederán sus derechos, como tampoco está claro, cuales de los países emergentes ocuparán esos dos puestos.

Lo que sí es evidente es que la democracia está entrando al FMI, al igual que al Banco Mundial. Desde los acuerdos de Bretton Woods de 1944, la realidad geopolítica ha cambiado y el peso de los actores firmantes ya no es el mismo. Poco a poco, con paciencia, la voz de los que no tienen voz se escuchará en estos organismos rectores de la economía mundial.

Otra razón más

2 Ago


Para cambiar las leyes de la propiedad intelectual. En el siglo 21, no se puede combatir la llamada piratería con leyes del siglo 20. Es contradictorio que queriendo «proteger» las marcas reconocidas, se tengan que destruir productos bajo el argumento de que son falsos. ¿Cuántas personas que no tienen calzados podrían sentirse alegres si alguien les donara una de esas botas que están siendo destruidas en esta foto? La solución debe ser quitarle solo las etiquetas que identifican los productos, sobre todo aquellos que son de vestir, destruir esas etiquetas, pero utilizar el producto falsificado, en obras benéficas o de caridad. Y en los casos en que no se puedan destruir, convenir un acuerdo con el fabricante para que los productos sean utilizados en asilos y centros de detención, es decir, lugares en donde no se hace promoción comercial. Si bien la foto que comparto con ustedes es un caso de Australia, no menos cierto es que lo mismo ocurre por estas latitudes. Quienes tienen la responsabilidad de hacer políticas públicas deben cambiar su mentalidad, y ajustarse al Siglo 21.

José León y Manuel Diez, dos discursos

21 Jul

Ayer se celebró el almuerzo de la Asociación de Industriales de la República Dominicana, encuentro al que asistió el presidente Leonel Fernández. El orador invitado fue don José León, presidente del Grupo León Jimenes, quien definió los dos desafíos que tenemos como país, entre otros: el desempleo, que afecta el 15% de la fuerza laboral; y la pobreza, que aflige a más del 40% de los ciudadanos. Por su parte, Manuel Diez, presidente de la Asociación de Industriales, pidió al presidente que el gobierno debe darle un descanso a los industriales ante las amenazas constantes de cambio en las reglas de juego, especialmente con los temas tributarios y de modificación de la ley de electricidad. Exclamó que los industriales viven «de sobresaltos en sobresaltos» y de «amenazas en amenazas». Dos discursos, muy oportunos en la actual coyuntura política y económica del país.

PD: Sería un gran aporte si la página web de la Asociación de Industriales de la República Dominicana fuese más «amigable» y esté más actualizada. Me resulta contradictorio que, al momento de escribir este apunte, ninguno de los discursos de ayer estén publicados íntegramente en su sitio oficial. El mundo virtual también es importante.

La lectura económica

20 Jul

El viaje del presidente Leonel Fernández a Washington no solo fue para una photo-op con Obama. También se habló de economía. Las finanzas públicas nacionales están pasando su peor momento. Solo recordar que la República Dominicana tuvo que firmar un acuerdo con el FMI en el 2008, y luego tuvo que volver a finales del 2009 para suscribir otro acuerdo. Resulta que, con el gasto público que hizo el gobierno para asegurar su victoria congresual en las elecciones del 2010, el gobierno incumplió el acuerdo con el FMI, y ahora necesita, nada más y nada menos que RD$50,000 millones de pesos (alrededor de 2,000 millones de dólares), pues se han agotado todas las fuentes. El presidente Fernández ha seguido apostando a la política de expansión del gasto público y al endeudamiento. Por más que el gobierno lo niegue, hay planes de una reforma tributaria para aumentar los impuestos de los combustibles y eliminar la mayoría de los incentivos fiscales, pues érroneamente el gobierno pretende otra vez que el sacrificio lo asuman los ciudadanos, cuando debe ser al revés. Es la hora de que el sacrificio lo asuma el gobierno. En definitiva, el gobierno está en una encrucijada, como muy bien escribe José Lois Malkum.