Archive | Haití RSS feed for this section

El encuentro Obama – Martelly

9 Feb

Los presidentes Martelly y Obama en la Casa Blanca, el pasado jueves.

Los presidentes Martelly y Obama en la Casa Blanca, el pasado jueves.

 

El pasado jueves, el presidente Barack Obama recibió en su despacho oval al presidente Michel Martelly, de Haití. Fue una visita oficial, como muchas otras que recibe el presidente de Estados Unidos. Sin embargo, para los que vivimos del otro lado de la isla, la visita del presidente de Haití a la Casa Blanca, está cargada de la simbología que va más allá de un encuentro entre dos jefes de Estado. Actualmente, el clima es tenso entre República Dominicana y Haití, luego de que el Tribunal Constitucional dominicano dictara una sentencia mediante la cual despojó retroactivamente de la nacionalidad dominicana a cientos de miles de descendientes haitianos nacidos en República Dominicana entre 1929 y 2010. Como es natural, Haití tiene muchos problemas estructurales, y también vive una crisis política, pues tiene un sistema constitucional en el que quien controla la Asamblea Nacional puede bloquear todas las iniciativas del presidente y del primer ministro, y hay toda una diversidad de intereses que han impedido la celebración de las elecciones. Como es natural, Obama habló de esto. Pero, como en política, hay cosas que se ven y cosas que no se ven, no dudo que el tema dominicano no haya salido sobre la mesa en ese encuentro. Esperemos.

Haití, ¿un zafacón?

25 May

Haití vive en drama permanente. Manos invisibles se aprovechan de la pobreza y de la ignorancia para hacer uno de los negocios más prósperos en el hermano país:

 

Más, aquí.

 

 

Haití, en la memoria

11 Ene

Mañana se conmemora el segundo aniversario del devastador terremoto que impactó en Haití. Es imposible no recordar este acontecimiento que desnudó la miseria y la fragilidad institucional de nuestro país vecino. Cuarenta y ocho horas después del terremoto, estuve en Haití. En el primer aniversario del terremoto, volví a Haití. En vísperas de cumplirse el segundo aniversario, siento como la comunidad internacional ha incumplido sus promesas de cooperación con Haití, salvo honrosas excepciones. Es cierto que la crisis ha obligado a recortes en la mayoría de los países del primer mundo, pero también es cierto que, en gran medida, la pobreza y la miseria que siempre estuvo en Haití, antes del terremoto, y que luego fue develada a la cara del mundo entero, es en gran parte una consecuencia por la falta de responsabilidad por parte de la comunidad internacional.

Largos años de dictadura, ausencia de mecanismos democráticos eficientes, la corrupción rampante y la impunidad, son los principales causantes de la situación que hoy padece Haití, agravado por el silencio cómplice de los países desarrollados, como Estados Unidos, Francia y Canadá, que permitieron por omisión esos males en la década de los sesenta, setenta, ochenta y noventa.  Me he encontrado con una foto que describe esta realidad, y que comparto con ustedes:

Papa Doc y Nelson Rockefeller en Puerto Príncipe.

 

Desde los balcones del Palacio Presidencial en Puerto Príncipe, el dictador Papa Doc y Nelson Rockefeller saludan al pueblo haitiano. Un dictador y un multimillonario miembro del Clan Rockefeller, reunidos bajo el apoyo absoluto del gobierno americano. Así se sostenía Haití bajo la dictadura. Todo el poder en las manos de un monstruo, que sometía a su pueblo al terror de los tonton macoutes, viviendo una vida de lujo, con el apoyo expreso de la potencia americana. Afortunadamente, ya hoy no existe la dictadura, y el terremoto se encargó de hacer añicos el palacio presidencial. Fue tanta la corrupción y la impunidad que el terremoto arrasó con todos los poderes, para que Haití renaciera, como lo ha hecho en los últimos dos años, con una incipiente democracia.

A dos años del terremoto de Haití, nuestra hermana nación sigue, como dice Galeano, ocupada. Es cierto que le tomará tiempo recuperar su total soberanía, pero es más cierto que el compromiso con la democracia en Haití debe ser de todos, no de unos cuantos. Mi país, la República Dominicana, no debe cargar sola con esta responsabilidad. Debe ser tarea de todos.

—————————-

Mañana se inaugura en Haití la universidad donada totalmente por el gobierno dominicano, a un costo de US$50MM. Con tantos problemas que tiene nuestro país, me sumo a quienes crítican que se destine ese monto, cuando todavía muchas aulas y escuelas dominicanas no tienen condiciones físicas para educar con dignidad. La solidaridad dominicana con Haití se expresa diariamente, en múltiples formas. Basta con señalar que alojamos a más de un millón de haitianos en territorio dominicano, y nos enorgullece saber que hay haitianos de buena voluntad que, con su esfuerzo y trabajo, contribuyen y sostienen distintos renglones de la economía.

Sobre la universidad, suscribo totalmente el AM de Diario Libre, de hoy.

 

Misceláneos

9 Ene

-El relanzamiento de “¡Aló, presidente!”:

Y pasadas las once de la mañana de ayer en Venezuela, reapareció en pantalla el presidente Hugo Chávez: cantando, paseando por un campo petrolero, abrazando camaradas, retando a la oposición; haciendo todo lo que el cáncer, que admitió padecer en junio pasado, le había impedido hacer en directo y en forma simultánea en todos los medios públicos, durante los últimos de siete meses.

– La visión de Obama sobre el nuevo poder militar norteamericano.

Buddy Roemer, uno de los candidatos presidenciales republicanos. No aparece en todas las encuestas. Sus opiniones son interesantes.

Ramón Hernández es el hombre fuerte en la política fiscal de Francia. Soprende su apellido de origen latino.

– La doble estrategia de la reelección de Obama.

El éxito de la educación en Finlandia. Lectura recomendada para los políticos que miran más allá de la curva.

– La extraordinaria labor que está haciendo el presidente de Digicel en Haití.

– La bicicleta lucha por hacerse de un sitio en Barcelona.

Evanescence:

 

 


Galeano: ‘Haití, país ocupado’

29 Sep

Texto íntegro de la disertación de Eduardo Galeano, aquí.

Michel Martelly o la esperanza en Haití

15 May

Ya es una realidad. Michel Martelly se ha juramentado como presidente de Haití, luego de resultar ganador de la segunda vuelta electoral del pasado 20 de marzo. La democracia haitiana ha dado un gran paso. Para salir de los escombros del terremoto, que no solo causó miles de pérdidas humanas, sino que desnudó las debilidades institucionales haitianas, hoy se inicia la reconstrucción de la democracia en Haiti. No será tarea fácil. Ahora se inicia el proceso de selección del primer ministro, en donde se demostrará la habilidad de concertación del presidente Martelly. De igual manera, deberá emplearse a fondo para asegurar que la Asamblea Nacional, controlada mayoritariamente por las fuerzas del ex-presidente René Preval, apruebe sus reformas legislativas. La espontaneidad de la política se ha impuesto en Haití. Sus principales actores políticos son caras nuevas, lo que le da aire fresco al país.  La esperanza se siente en las calles de Puerto Príncipe. De este lado de la isla, me  alegra que el presidente Leonel Fernández haya asistido a la juramentación de su homólogo. Una señal positiva. Lo que es bueno para Haití es bueno para la República Dominicana. Hoy es un día para celebrar este paso de la democracia haitiana. Aunque queda mucho por hacer en Haití, ha sido un día luminoso para la hermana nación.

La foto: Haití, el mercado de hierro

26 Mar


Durante mi viaje a Puerto Príncipe, Haití, visité el mercado, mejor conocido como “Marché en Fer” o el mercado de hierro, que es el principal centro de intercambio de productores en la ciudad. Además, es quizás la estructura más antigua de la ciudad, pues fue construida en el siglo XIX. En la foto que tomé, se observa el símbolo del mercado que lo representa esta impresionante fachada, que fue embestida por el terremoto del 12 de enero de 2010. Como parte del esfuerzo de reconstrucción, la firma inglesa de arquitectos John McAslan and Partners fue contrada para su reacondicionamiento, y la verdad es que la restauración es excepcional. Dice la leyenda que la edificación originalmente fue construida en París, y que sería una estación de ferrocarril en el Cairo, Egipto, y que finalmente, terminó en Puerto Príncipe. La historia, aquí.

Elecciones en Haití

21 Mar


Ayer estuve en Haití, observando la segunda vuelta de sus elecciones presidenciales. Fue una jornada histórica en la que pude presenciar y ser testigo del deseo de un pueblo de salir de los escombros de una democracia débil, arropada por tantos años de dictadura, impunidad y corrupción. Encima del grave cuadro político, se suma los daños terribles ocasionados por el terremoto de enero de 2010, y sus secuelas, entre ellos, el cólera y un lento proceso de reconstrucción.

Haití exhibió ayer su madurez. El proceso fue ordenado y cívico, aunque, como es natural, con ciertas debilidades, como por ejemplo, ausencia de materiales electorales en centros de votación, denuncias de algunos dislocamientos de votantes, pero, las mismas no opacaron el éxito del proceso. Lo importante ahora es sean los haitianos, sin ningún tipo de intervención ni influencia extranjera, los que decidan su destino. Para ello, hay que respetar la ley electoral que es bastante vieja, y que tiene un sistema de conteo que no es el más adecuado, por lo que hay que tener paciencia para esperar los resultados oficiales, cuya emisión está prevista entre cinco y diez días.

Un dato relevante es que, por primera vez, no hay ex-dictadores ni ex-presidentes en el exilio. Están todos en el mismo territorio. Tanto Jean-Claude Duvalier como Jean Bertrand Aristide están en Haití. Son dos políticos distintos y distantes. Duvalier no tiene el peso político que tenía antes, aunque hay haitianos que expresan nostalgia por la dictadura. Aristide es un político popular. Es el único expresidente que ha sido electo democráticamente por los haitianos. Tiene peso político, aunque su partido Lavalás está muy fragmentado. Aristide tuvo el tacto de no pronunciarse públicamente sobre el proceso electoral.

Las grandes responsabilidades están sobre Michel Martelly y Mirlande Manigat, los dos candidatos presidenciales. Aunque son personas muy conocidas en Haití, nunca han tenido tan altas responsabilidades. Uno de los dos será el presidente o la presidenta de Haití. Ambos deberán trabajar juntos con las otras fuerzas políticas que tienen representación en la Asamblea Nacional, especialmente el partido del presidente René Preval, que tiene mayoría en ambas cámaras, para la elección del nuevo primer ministro. Hay que recordar que la toma de posesión del presidente electo es el 14 de mayo. Luego vendrá la elección del primer ministro.

Si los haitianos llevan este proceso con la madurez exhibida, hasta el momento, veremos el nacimiento de una etapa diferente en la democracia haitiana. Continuaré dando seguimiento a este tema.

Nota sobre la foto: La tomé ayer en uno de los Centros de Votación en Delmas, Puerto Príncipe. Recoge el momento en que un ciudadano ejerce su derecho al voto, que es la esencia de la democracia.

Haití, las tres manos

6 Feb




Cuando se sale del Aeropuerto Internacional Toussaint Louverture en Puerto Príncipe, es inevitable no encontrarse con este monumento que nunca fue inaugurado oficialmente, y que ocupa toda una rotunda. Consiste en tres manos que sostienen al mundo. El autor de esta obra, nada más y nada menos que el entonces presidente Jean-Bertrand Aristide quería enviar un mensaje al mundo, en el sentido de que Haití estaba para ayudar al mundo. Como paradoja, es el mundo que ha estado ayudando, con altas y bajas, a Haití.

Durante mi visita el pasado mes al hermano país, puede apreciar que Aristide construyó estos monumentos en donde quería marcar su impronta, en una especie de despertar del orgullo de un país que ha estado sumido en la extrema pobreza, y en donde la palabra democracia solo existe en los discursos, no en los hechos. Solo preguntarle a quienes viven en las acomodadas casas de Petión Ville para darse cuenta de los privilegios y la impunidad que ha existido en Haití, gracias a la dictadura y a la corrupción.

El ex-dictador Duvalier está en Haití. Aristide anuncia en este artículo su intención de volver a Haití desde su exilio en Africa del Sur. Ambos casos son dos personas distintas y distantes. El primero no tiene ya peso específico en la política haitiana, salvo los nostálgicos de esa época; y el segundo, si bien ha sido de los pocos presidentes electos por la soberanía popular, por lo tanto, tiene una base electoral, su salida del escenario no fue en la mejor de las circunstancias.

Preservar la legalidad en Haití es fundamental. Queda, por lo tanto, apostar a que el pueblo haitiano elija su propio destino con quienes están actualmente comprometidos con su democracia, como son los candidatos que terciarán el 20 de marzo, en la segunda vuelta electoral: Mirlande Manigat y Michel Martelly. Hacer un proceso electoral creíble, transparente, con las garantías que aseguren un liderazgo que unifique a la mayoría del pueblo haitiano es donde radica el éxito del presente y del futuro de Haití. Continuaré dando seguimiento a este tema.

Nota sobre las fotos: Las fotos fueron tomadas por mí en mi reciente visita a Haití. Las dos primeras son sobre el Monumento de las Tres Manos. Y la tercera, es una especie de Faro, construido casi en frente al Palacio Presidencial en Puerto Príncipe, para conmemorar el Bicentenario de la idependencia de Haiti (1804-2004). Ambas obras fueron iniciativas de Aristide. Están totalmente abandonadas. En contraste, ambas resistieron la fuerza del terremoto.

Haití, Bill Gates y el polio

1 Feb

Bill Gates lo dijo claramente ayer: El polio se ha reducido ya en un 99%. Si se cruza la línea de meta, será la segunda enfermedad erradicada en el planeta. Pero acabar con ese 1% es muy complicado. Según los datos ofrecidos por la Fundación Gates, solo cuatro países en el mundo tienen casos de polio: Afganistán, India, Nigeria y Pakistán. Ahora, agrego yo, deberán sumar un quinto país: Haití, en donde se han registrado cuatro casos de polio, cuya evaluación final están en manos del Centro de Investigaciones de Epidemias en Atlanta.

La Fundación Gates ha anunciado que invertirá 10,000 millones de dólares en campañas de vacunación para erradicar el polio. Dado que Haití no estaba en el mapa de esas campañas, lo prudente sería que una porción razonable de esa inversión vaya a Haití, y por nuestra cercanía, a la República Dominicana, como medida de prevención, como se recomienda aquí. Recuerdo que, en el gobierno de mi padre, Salvador Jorge Blanco, se hicieron exitosas jornadas de vacunación contra el polio, que fueron reconocidas en el plano mundial.

En estos días, me he leído Nemesis, la novela de Philip Roth sobre la llegada del polio a Newark en 1944. Una extraordinaria obra que describe el efecto devastador de esta terrible epidemia. Franklin Delano Roosevelt, probablemente el político más famoso afectado de polio, brindó una lección que nunca se puede olvidar y es que hay que proveer el acceso a la equidad de todos los ciudadanos, y eso fue lo que trató de resumir Bill Gates al expresar: “Si las sociedades no están a la altura de proveer salud básica a su gente, si no pueden dar de comer y educar a su gente, sus poblaciones y problemas crecerán y el mundo será un lugar menos estable”.

Sr. Gates, incluya a Haití en el gran esfuerzo que su fundación está haciendo por la salud pública mundial. La presentación íntegra de la Fundación Gates, aquí. Continuaré dando seguimiento a este tema.