Archive | Luis Moreno Ocampo RSS feed for this section

Luis Moreno Ocampo, el sheriff del mundo

29 Oct

¿Qué tienen en común los crímenes en contra de la humanidad cometidos en Kenia, Afganistán, Colombia, Congo, Uganda, Gaza y Darfur? Que quien está persiguiendo a los criminales que se cubren bajo el manto de la impunidad del poder es Luis Moreno Ocampo, Fiscal de la Corte Penal Internacional. El pasado mes de febrero, escribí esta entrada sobre los crímenes cometidos en Darfur, pero ayer, cuando leí que Moreno Ocampo fue reconocido en la Universidad Complutense de Madrid con el Premio Enrique Ruano Casanova, un joven estudiante de derecho muerto bajo custodia de la policia franquista en 1969, me motivé a escribir este apunte.

Moreno Ocampo es el primer Fiscal que tiene la Corte Penal Internacional desde su creación. Es argentino y tiene su propia historia de lucha contra los crímenes de la dictadura militar en esa hermana nación. Luchar contra los crímenes de Estado es una delicada tarea que implica responsabilidad y honestidad. Moreno Ocampo ha sido declarado persona non grata en muchas de estas naciones cuyos gobernantes se creen amos y dueños. Es una persona admirable, y por eso se ha convertido en el “sheriff del mundo”. Comparto con ustedes este video que contiene la entrevista que le hiciera la BBC sobre los crímenes en Darfur. Está solo en idioma inglés.

Darfur, George Clooney y la Corte Penal Internacional

24 Feb


Anoche ví a George Clooney en Larry King y, no solo confirmé su extraordinaria calidad humana, sino su fino olfato político al abordar con crudeza el rol que debe asumir el presidente Barack Obama ante el conflicto que se vive en Darfur. Clooney anunció, lo que minutos después reportó la prensa internacional, que la Corte Penal Internacional ordenará el arresto del Presidente de Sudán, Omar Hassan al-Bashir, acusado de crímenes contra la humanidad, especialmente de genocidio, por razones étnicas, en Darfur.

Será la primera vez en la historia, que un Presidente en ejercicio es acusado y ordenado su arresto por la Corte Penal Internacional, lo que resultará interesante ver cómo finalmente se ejecutará. En el pasado reciente, hemos visto capturas de reconocidos genocidas que, luego de haber dejado el poder, cambiaron su identidad y se ocultaron en otras sociedades, hasta que finalmente fueron arrestados. En este caso, un dictador como al-Bashir, a quien se le acusa de orquestar la muerte de más de 35,000 habitantes, hará todo lo posible para evitar que, en su país, Sudán, se ejecute esa orden, a pesar de que, según el Tratado de Roma de 1998 que crea la Corte Penal Internacional, los Presidentes o Jefes de Estado acusados de crímenes en contra de la humanidad, quedan sin inmunidad.

Para que se tenga una idea de los riesgos que se asumen en defensa de la causa de Darfur, al-Bashir le ha impedido la entrada de Clooney a Sudán. A pesar de esto, y en su condición de Enviado de Naciones Unidas, Clooney estuvo la semana pasada en Darfur, y ayer se entrevistó con el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, para intercambiar impresiones sobre la situación. Clooney, quien co-auspicia la organización Save Darfur, aprovechó para entregar a la Casa Blanca más de 250,000 peticiones para que el presidente Obama declare de alta prioridad la situación de Darfur.

El éxito de lograr una orden de arresto en contra del presidente de Sudán ha sido un trabajo de muchos/as, pero particularmente del Fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo, quien ha asumido valientemente esta responsabilidad.

Reconozco que estamos lejos geográficamente de Darfur, y que, como país, también tenemos nuestras propias dificultades. Pero, no por ello, podemos ser indiferentes. lo que sucederá en los próximos días en Darfur nos enviará una señal muy importante en el sentido de que los mecanismos institucionales, bajo el esquema de las Naciones Unidas, aún con sus propias debilidades, funcionan, y que, nadie, absolutamente nadie, está por encima de la ley.

COLOFON: La República Dominicana ratificó el Tratado de Roma que crea la Corte Penal Internacional el 31 de marzo de 2005.