Archive | Partido Revolucionario Institucional RSS feed for this section

Pos-elecciones en México: Mirarnos en ese espejo

15 Jul

La situación pos-electoral en México nos obliga a mirarnos en ese espejo. Al igual que, en estas latitudes, nadie duda sobre las matemáticas electorales surgidas del 1 de julio, el día de las elecciones. Al contrario, los cuestionamientos van dirigidos al proceso previo al montaje de las elecciones, y a la libertad del voto que ejerció a cada ciudadano, al argumentarse que hubo compras de votos, suficientemente documentadas. Dicho en otras palabras, es muy difícil e improbable que Peña Nieto no sea proclamado y juramentado como el presidente de México a partir del 1 de diciembre. Sin embargo, al igual que en estas latitudes, no pueden celebrarse próximas elecciones sin las necesarias garantías que aseguren la soberanía popular.

Me inscribo entre los que piensa que Andrés Manuel López Obrador no puede repetir la misma historia anterior, en el sentido de cometer el error histórico de no aceptar los resultados electorales, sobre todo que, a diferencia de la primera vez, en ésta ocasión, la diferencia supera los tres millones de votos. Incluso, comparto la opinión de que la izquierda mexicana debe revisarse y elegir un nuevo liderazgo. Sin embargo, apoyo su iniciativa de transparentar el proceso electoral y de desnudar las debilidades y las miserias propias de un sistema electoral y político que no ofrece garantías electorales.

El pasado 12 de julio, López Obrador fijó su posición al pronunciar este discurso, en el que expuso lo siguiente:

La confabulación de los gobernadores en el Estado de México se tradujo en utilizar recursos del presupuesto público de los estados para comprar millones de votos en todo el país.

Una prueba bien documentada de lo anterior fue el modo en que operó el gobernador de Zacatecas, Miguel Alonso Reyes, el cual asignó a sus principales colaboradores, por distrito y municipio, y está demostrado que manejar n chequeras con millones de pesos para la compra de votos.

En la práctica, en todo el país, el sufragio se adquirió con dinero en efectivo, con tarjetas para la obtención de mercancías, con despensas, materiales de construcción, fertilizantes y otras dádivas.

A los cuantiosos recursos económicos de procedencia ilícita que se ejercieron para la compra de los votos, habría que sumar miles de millones de pesos gastados en publicidad, en encuestas hechas a modo y en el pago a qui nes ejecutaron y apoyaron directa o indirectamente este vergonzoso plan. Todo ello, obviamente, rebasa con creces el tope de gastos de campaña establecido en la ley.

El operativo masivo de compra de votos se llevó a cabo antes y durante el día de la elección. Un caso emblemático es el de los monederos electrónicos de las tiendas Soriana, comercios que fueron vaciados por multitudes d l Estado de México, que canjearon tarjetas al día siguiente y en los días posteriores a la elección.

Aunque la compra del voto se dio prácticamente en todo el país, fue más acentuada en las zonas donde viven los más pobres de México, en especial en el medio rural. En estos lugares se registró el mayor nivel de participa ión ciudadana del país, contrario a lo sucedido en las anteriores elecciones presidenciales y superior a la media nacional registrada en los actuales comicios.

Al final de sus palabras, López Obrador insistió en que su lucha será siguiendo los canónes institucionales, y por lo tanto, la resistencia será pacífica. Cuando una lee noticias como ésta, definitivamente, debe llegar a la conclusión de que hay que revisar los mecanismos democráticos en América Latina. El tema, por tanto, no radica en observar la “diafanidad” del día de las elecciones, sino en observar todo el proceso previo a la celebración de las elecciones. Siento que la comunidad internacional todavía no tiene conciencia de ello, y reduce la discusión al llamado “derecho al pataleo”, cuando, en el fondo, la discusión es más profunda, pues toca a la esencia misma de la democracia.

El presidente saliente de México, Felipe Calderón, que ya no tiene que tener pelos en la lengua, ha afirmado, sobre la compra de votos,  lo siguiente:

Sí lo es y agregaría, ya lo era hace muchos años. El problema de la democracia mexicana no está en la contabilidad electoral, que fue el alegato de 2006. El problema no está ahí. Está en la libertad con la que un elector llega a la casilla para votar por uno u otro candidato. Y ese desafío sigue presente. No soy de los que creen que una elección se puede decidir así como así por la compra de votos. No es un asunto de fe, es un asunto de pruebas y de decisiones judiciales. Sí estimo que si se llega a comprar un voto (darle al elector un obsequio, un dinero o una tarjeta condicionada a un voto), así sean un voto, cien mil o cinco millones, está mal.

P. Es un fraude…

R. Que tiene que corregirse y castigarse. Si hay un voto o 10 o mil que están comprados, evidentemente se anula la voluntad de esos votantes, pero que esos votos sean nulos no necesariamente implica la nulidad de un proceso electoral en el que han votado 70 millones de personas.

Calderón ha puesto el dedo sobre la llaga. El tema trasciende a las fronteras de México, pues también en otras latitudes de América Latina, incluyendo por estas tierras, también se desnudan las debilidades y las miserias del sistema electoral. Es hora de buscar soluciones para impedir que una sola fuerza imperante, sobre todo aquella que controla estructuras de poder, sea la que imponga resultados electorales, en sustitución del único soberano que tiene derecho: el pueblo.

zp8497586rq
zp8497586rq

¿Elecciones limpias y justas en México?

4 Jul

La política se nutre de realidades. Después del ‘palo dado’, es difícil volver hacia atrás, y más en México, en donde, como dije en apuntes anteriores, las elecciones son una ‘guerra de guerrillas’. A diferencia de lo que ocurre en otras latitudes, en donde también se viven situaciones muy parecidas a la de México, sin embargo, hay cantidad de evidencias audiovisuales sobre parte de lo que ocurrió durante las elecciones del pasado domingo 1 de julio.  Desconozco la magnitud de lo denunciado y dudo si altere los resultados finales, pero, sin dudas, hay que revisar la forma y el fondo de los procesos electorales en América Latina.

Para muestra este botón:

 

La Jornada publicó este reportaje. Univisión, también.

Peña Nieto será el próximo presidente de México. Pero, su victoria deja un sabor amargo con las malas artes exhibidas en el recién pasado proceso electoral.

El discurso de Peña Nieto

3 Jul

Tal como se preveía en todos los sondeos electorales, Enrique Peña Nieto ganó las elecciones en México, y con él, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) regresa al poder luego de doce años en la oposición. Se trata de una extraordinaria lección de reconstrucción de un partido político que gobernó autocráticamente en México por 70 años, y que decidió unificarse en torno a proyecto político de este siglo 21, conectado con el poder de la televisión y de la imagen, sobre lo cual oportunamente me referiré en otros apuntes.

Luego de conocerse el primer boletín oficial, Peña Nieto pronunció este discurso:

http://youtu.be/no8V0keJCjk

 

“Somos una nueva generación. No hay regreso al pasado”, sentenció Peña Nieto. Frase fulminante que tiene múltiples lecturas. Por estas latitudes, tenemos mucho que aprender.

——————————

– Andrés Manuel López Obrador, quien quedó en segundo lugar, ha decidido repetir la historia, y ha anunciado que impugnará el triunfo de Peña Nieto. Respeto su derecho, pero ha perdido la oportunidad histórica de su reivindicación política. Al margen de esto, el Partido Revolucionario Democrático (PRD) ha sido el gran ganador de este proceso, con la izquierda progresista. Espero que siga construyendo un proyecto político exitoso de cara al futuro.

– El gran perdedor de la jornada lo ha sido el Partido de Acción Nacional (PAN), quien estuvo doce años en el poder. Los judas del PAN, lectura aleccionadora.

Colosio, el asesinato

9 Jun

En plena campaña electoral mexicana, con elecciones en julio, se exhibe la película Colosio, el asesinato:

http://youtu.be/CLqK6ApQvYc

 

Luis Donaldo Colosio fue asesinado el 23 de marzo de 1994. La versión oficial es que fue asesinado por una sola persona. La película rebate la versión oficial, y apunta a que fue asesinado por el sistema político que controlaba el Partido Revolucionario Institucional, que es el partido que figura hoy en el primer lugar en las encuestas. Si Colosio hubiese alcanzado la presidencia de México,  la transición política se hubiese adelantado en el hermano país.

Sin dudas, esta película, al estilo JFK, hay que verla.

Tres visiones sobre el PSOE

26 Dic

Era previsible que luego de la derrota del PSOE en las pasadas elecciones del 20 de noviembre, se abriera – de inmediato – el debate sobre su futuro, de cara al Congreso que elegirá su nueva dirección, a celebrarse en el próximo mes de febrero. Y desde estas latitudes, percibo que el debate se parece a lo que ocurre en América Latina, cuando termina un gobierno de larga duración, como consecuencia de una derrota electoral. La gente se cansa, y se busca un culpable. El dedo índice acusador se apunta a quien encabezó esa gestión gubernamental. Es el pan diario de la democracia latinoamericana.

Seguir ese derrotero no es buena señal. A veces, quienes están muy metidos en la actividad política, olvidan que no están solos en la cancha. El público observa y juzga las actuaciones de los políticos. Lo primero que salta a la vista es cómo la naturaleza de la misma actividad política transforma a los seres humanos. ¿Cómo es posible que si usted fue durante cuatro u ocho años ministro o funcionario de gobierno, en menos de veinticuatro horas, luego de haber concluido el gobierno, usted reniega del mismo? Es lo que está ocurriendo actualmente en el PSOE, en donde ya comienzan a deslindarse dos grupos que, en vez de pensar hacia el futuro, están en los inicios de una lucha que puede quebrar la unidad partidaria.

Dos visiones sobre el PSOE se han divulgado:

Mucho PSOE por hacer.

Yo sí estuve allí.

A estas dos visiones, se le agrega, una tercera, que la representan aquellos que piensan que el debate en el PSOE no resuelve con manifiestos que enjuician su pasado, sino que el debate debe ser refocalizado, mirando hacia el futuro. Me suscribo en esta tercera. La experiencia de las luchas políticas evidencia que quienes se quedan entrampados en el debate por el pasado, no logran superar los desafíos y los retos que exige la democracia del siglo 21. El mejor ejemplo de esto lo vemos con el PRI de México. Supo asimilar la derrota, se recompuso con una nueva dirección, presentó un programa electoral y hoy es el principal partido favorito para ganar las elecciones del año próximo.

El PSOE es el principal partido de España, el que más tiempo ha gobernado en la democracia a partir de 1978. La derrota recibida en la elecciones pasadas es una señal que obliga a la rectificacion, a la autocrítica y a asumir nuevos compromisos políticos, económicos y sociales, desde la óptica del socialismo democrático. Sus actuales y futuros líderes tienen esa responsabilidad histórica.  Continuaré dando seguimiento a este tema.

La nueva visión del PRI de México

10 Oct

En el mes de julio pasado, escribí esta entrada sobre los resultados de las elecciones legislativas en México. Es indudable que el Partido Revolucionario Institucional, la organización política que gobernó México por más de 70 años, y que salió del poder a principios del 2000, se ha reinventado, y hoy día es la principal fuerza política de ese país. ¿Cómo lo ha logrado?

Este objetivo lo ha conseguido al eliminar a las facciones y a las disputas que exisitían en los mandos de dirección del PRI. Así lo ha expresado, Beatriz Paredes, presidanta del PRI:

“El PRI se ha reencontrado con las grandes causas populares y recuperamos el orgullo priísta con una actitud de inclusión. Alejamos las facciones de la dirigencia del partido. Ya no es un PRI de camarillas sino uno abierto a todas las corrientes, donde hay más diálogo interno y más oportunidades para la gente joven y las mujeres”.

Excelente lección de política, muy oportuna para estas latitudes.