Archive | Trujillo RSS feed for this section

El principito de Marruecos

4 Jun

Nunca he vivido en una monarquía. Nací y me desarrollé en democracia, con altas y bajas. La gran ventaja de la democracia es la «igualdad de todos ante la ley».  En contraste, todavía, en pleno siglo 21, hay monarquías, como la de Marruecos, en donde hay que besarle las manos al rey Mohamed VI, cada vez que se le saluda, tradición que se ha traslado al príncipe heredero Moulay El Hassan, de nueve años de edad, tal como se puede apreciar en este video:

 

Viendo estas imágenes, me recordé de los tiempos en que vivíamos en la férrea dictadura de Trujillo, quien, en un gesto que fue aplaudido en aquella época, nombró Coronel, a su hijo Ramfis, cuando tenía siete años de edad:

Ramfis Trujillo, Coronel, a los 7 años de edad.

 

Tradiciones que vienen de la era medieval, y que procuran llevar la idea de la sumisión del pueblo al monarca, deben quedar en el pasado, y que no se repitan jamás. ¡Qué viva la democracia!

‘Los pelos de punta’

25 Sep

Gadafi.

Trujillo.

Juan José Millás es brillante. Siempre leo sus artículos y reportajes. Los pelos de punta, artículo que publica en la edición de hoy de El País Semanal es una joya.  Está dedicado a Gadafi,  pero seguro que quienes hemos vivido bajo dictaduras, solo tenemos que sustituir nombres y el artículo se ajusta al dictador que corresponda:  Franco, Trujillo, Duvalier,  Somoza, Pinochet, Idi Amin, Kim Jung-il, Pérez Jiménez, Stroessner, Hitler, monstruos creados por las ansias del poder y el culto a la personalidad:

He aquí un uniforme al que no le falta detalle, un completo, que dirían en el burdel: camisa blanca, corbata negra, cordones trenzados, hombreras con chorreras (o chorradas, ahora no caigo), galones a tutiplén, chatarrería al por mayor, banda de colorines, botones bruñidos y, dentro de él, un gilipollas clásico. Se nos olvidaba mencionar, perdón, la gorra de dos pisos (los dos vacíos pese a encontrarse a la altura del cerebro) y dotada de una superficie plana con capacidad para un helipuerto. Como complemento a toda esa parafernalia (qué rayos significará parafernalia), las gafas de sol gansteriles y la varita fálica de dar órdenes con el pene, o sea, por cojones. A los poderes absolutos (incluso a gran parte de los relativos) les encantan los uniformes. Se trata de una filia perversa (como la pedofilia, la coprofilia o la necrofilia) que tapa carencias imposibles de ocultar por medios menos aparatosos. Cuanto más absolutos son esos poderes, cuanto menos pensamiento contienen, cuanto más se acercan a la simplicidad del paramecio, mayores son sus galas y sus ceremoniales. De ahí la afición de quienes se arrogan la representación de Dios o de los dioses a los zapatos rojos, por ejemplo, a las casullas bordadas con hilo de oro, a los sombreros excéntricos, a los báculos acojonantes y a los vestidos talares, que dan mucho juego. Una gilipollez, de acuerdo, pero una gilipollez con la que el idiota de la fotografía ha gobernado durante 40 años, los mismos más o menos que Franco, otro que cuando se vestía de domingo ponía los pelos de punta al más templado.

P.D. Trujilló gobernó por 31 años la República Dominicana. Murió como mueren los dictadores de su calaña: «El que a hierro mata, a hierro muere».

Criaturas del imperio

10 Ago


Al ver esta foto, uno puede pensar que se trata de un ejecutivo de Wall Street. Todo planchado, traje de banquero, pañuelo en el saco, gemelos y reloj que solo lo venden en la Quinta Avenida. Es Charles Taylor, expresidente de Liberia, acusado de crímenes contra la humanidad, en el juicio de los diamantes sangrientos. Cuando leo esta noticia, y veo esta foto, pasan por mi mente, Noriega, Saddam Hussein, Somoza, Trujillo, entre otros, todos criaturas del imperio. Fueron hombres fuertes, apoyados en determinadas circunstancias por el imperio norteamericano. Al final, han dejado mucha sangre derramada, sobre todo de gente inocente, pero también corrupción e impunidad, en países que todavía no logran ponerse de pie. Algunos de ellos, fueron víctimas de sus propias maquinaciones, pues a quien hierro mata, a hierro muere. Otros, la justicia ciega, que actúa sin prisa y con firmeza, les dicta sentencia.

Supermercado Wimpys

11 Jul

Fue el primer Supermercado instalado en 1958, en Santo Domingo, casi al final de la dictadura. Su propietario fue Lorenzo Berry, un norteamericano casado con la dominicana Flérida Yabra. Don Lorenzo jugó un rol importante en el complot contra Trujillo. Tengo el privilegio de conocerles, así como a sus hijos Lorenzo y Jeffrey Berry, quienes, siguiendo la línea de sus padres, tienen negocios de representación de productos extranjeros en el país. Me ha sido muy grato leer este reportaje publicado hoy, que se puede complementar con este otro. Wimpys dejó de operar en el 1969, pero está en la memoria histórica dominicana.

Una heroína

20 Abr

Hay pocos héroes o heroínas vivos. La prensa de hoy nos trae una heroína, que es ejemplo para las presentes y futuras generaciones.

Flor de Oro Trujillo y sus memorias

31 Mar


Durante el fin de semana pasado, adquirí el más reciente libro del historiador e investigador dominicano, Bernardo Vega, titulado Trujillo en la intimidad según su hija Flor. Personalmente, era muy poco lo que conocía de la vida de Flor de Oro Trujillo, su primera hija, y quien se casó por lo menos ocho veces, siendo su primer marido Porfirio Rubirosa. El cantante dominicano José Manuel López Balaguer también fue uno de sus esposos.

El libro tiene 115 páginas y su lectura es ágil. En realidad, Bernardo Vega, en esta obra, es un editor y apuntador con agudas notas al pie, del relato que escribió Flor Trujillo a la revista Look en 1965 titulado «Mi atormentada vida como hija de Trujillo». Según Vega, Flor de Oro, «con falta de dinero, optó por narrar sus memorias y venderlas a la importante revista norteamericana». La revista «Look», que, en su momento llegó a competir con la prestigiosa revista «Life», terminó sus publicaciones en 1972.

Durante la dictadura de Trujillo, Flor de Oro vivió casi todo el tiempo en el extranjero, llevando «una vida que fluctuó entre la alta sociedad internacional y la bohemia». También, según relata ella misma, se llevaba muy mal con su padre: «Yo fui única, de todos los hijos legítimos e ilegítimos de Trujillo, a quien constantemente le ‘caía un rayo'».

El libro también contiene datos e informaciones sobre determinados aspectos de la vida de Trujillo, y cómo utilizaba sus habilidades e influencias, desde el poder, para lograr sus objetivos. Asimismo, revela que, tras la muerte de Trujillo en 1961, unos US$250,000,000 millones de dólares fueron transferidos a bancos franceses, suizos y libaneses, iniciándose luego una serie de demandas y litigios entre los herederos del dictador. El libro no indica la suerte de estos procesos judiciales.

Como nota curiosa, los restos de Flor de Oro están enterrados en Santo Domingo, a diferencia de la mayoría de la familia de Trujillo. Por cierto, el libro tiene una foto del 2008, de la tumba de Trujillo en Madrid, en estado total de abandono. Todo el poder reunido en una sola persona, ha terminado en completo abandono. ¡Qué lección de vida!

Como demócrata, este apunte de hoy es un recordatorio más de que, nunca, pero nunca jamás, la República Dominicana vuelva a transitar, ni siquiera por asomo, el camino infernal que significó la dictadura de Trujillo. Afortunadamente, el mesianismo y el continuismo, e incluso, la época de los faraones, no son parte de los valores democráticos de estos tiempos.

El Monumento de Santiago

15 Mar


Ayer estuve en mi ciudad natal, Santiago, República Dominicana, y luego de agotar mi agenda, visité el Monumento a los Héroes de la Restauración. La foto que comparto con ustedes la tomé desde el paso a nivel que está a la entrada de la ciudad, un poco después de pasar por el frente de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra.

La historia del Monumento es muy rica. Forma parte de los recuerdos lisonjeros de la dictadura de Trujillo, pues, en su momento, éste fue el «Monumento a la Paz de Trujillo», y la estatua que estaba en el tope, era la de nada más y nada menos que la del dictador, en un claro ejemplo de cómo gran parte de la sociedad se postró a sus pies en el 1944. Aquí pueden leer este interesante reportaje publicado la semana pasada en el diario Hoy.

Terminada la dictadura, y con los aires de la democracia, el Monumento se transformó en un reconocimiento a los Héroes de la Restauración. Luego de un largo período de falta de mantenimiento, el actual gobierno y el Ayuntamiento de Santiago lo remodelaron con una cuantiosa inversión, y luego de haberlo visitado, felicito esta iniciativa.

Comparto con ustedes, los detalles gráficos de lo que más me impactó de mi visita: Primero, es un monumento imponente. Segundo, me encantó el Escudo Nacional. Tercero, el mural de la familia, de la autoría de Vela Zanetti, es impresionante. Cuarto, el crecimiento de la ciudad de Santiago. Quinto, la explanada donde está ubicado el Gran Teatro Cibao.

En ese lugar, donde está ahora el Gran Teatro, años atrás, en la década de los setenta, en esos terrenos se jugaba beísbol, y yo iba, junto a mis primos y vecinos, a jugar todos los domingos, y había que ir, bien temprano para «tomar» el «play». También, en esos terrenos, funcionaban unos «paraguitas», que, por lo menos dos o tres veces a la semana, mis padres me llevaban para compartir y pasar el tiempo. Asimismo, los Circos que llegaban a Santiago, se instalaban ahí. La verdad es que el tiempo pasa y es implacable, pero los recuerdos son imborrables.

Para entrar al interior del Monumento, hay que pagar veinte pesos (RD$20.00), lo cual es un precio razonable. Aunque en el último piso, hay como una especie de «stand» que promociona y comercializa algunos artículos de promoción y libros históricos, no tenían disponibles «brochures» sobre la obra (Al decir, de la guía turística, se «habían agotado hace tiempo»). Tampoco, existe un sitio oficial en Internet que promocione el Monumento. Son detalles que, en este siglo 21, hacen falta.

Fue muy grato ir al Monumento y revivir recuerdos del Santiago que me vió nacer y crecer.

"No al Sapo": La buena educación

27 Feb


Educar, en la era de Google, requiere creatividad e ingenio, sobre todo si los estudiantes son nativos digitales. Gracias a una apreciada familia, cuyos hijos/as están en el colegio The Community for Learning, en Santo Domingo, he tenido en mis manos el cuento titulado No al sapo, escrito, editado e ilustrado por los estudiantes del 8vo. curso de esta institución.

Al ver el título, uno pudiera pensar que es un cuento o una fábula más. Pero, no es así. Tal como lo explican sus autores, «esta es la historia de un hermoso jardín en el que un día, el sapo se convierte en dictador, trayendo tristeza y pesar a todos sus habitantes». El sapo es Trujillo.

Para hacer este cuento, los estudiantes tuvieron que ir a Salcedo, específicamente a la casa de las Hermanas Mirabal, y entrevistar a Dedé Mirabal, única superviviente de las mártires dominicanas, cuya vida y lucha en contra de la tiranía, está genialmente escrita En el tiempo de las mariposas de la escritora dominicana Julia Alvarez.

El cuento, muy bien redactado, con bellas ilustraciones, es una excelente forma de hacer entender a nuestros jóvenes de hoy, que son el presente y el futuro del país, lo terrible que fue la dictadura de Trujillo para nuestro país. Estoy seguro que los jóvenes que trabajaron en este proyecto hoy día aman más a su país, y aman más a la democracia.

Lo que más me ha llamado la atención de este proyecto estudiantil es que se sale de lo común. No es el típico trabajo de investigación sobre Trujillo. Al contrario, es la creatividad de los estudiantes, puesta a toda prueba. Con un excelente resultado.

Ojalá que otros colegios y escuelas, que los hay muy buenos, realicen este tipo de iniciativa. Probablemente, existan, y la Secretaría de Estado de Educación haría un gran servicio si colabora en la divulgación de las mismas.

Desconozco si No al sapo será promocionado en las principales librerías de la ciudad, pero estoy seguro que llamando al colegio pueden obtener información al respecto. Felicito a los directivos del colegio y a la profesora del Octavo Curso, Lorena González, que tuvo a su cargo este proyecto. Así se construye nuestra nación, reivindicando nuestros valores democráticos.

COLOFÓN: Por alguna razón, la dirección electrónica de The Community for Learning, al momento de escribir este apunte, no está accesible. Tampoco he podido determinar si No al Sapo está disponible en la página web del colegio. He dejado el link a la dirección electrónica, con la esperanza de que luego se pueda tener acceso a ella.

Junot Diaz

5 Ago

Un apreciado amigo me regaló a finales de la semana pasada la última de obra de Junot Díaz titulada The Brief Wondrous Life of Oscar Wao (“La maravillosa vida breve de Oscar Wao”), la cual le hizo merecedor del Pulitzer de este año.

Estoy todavía en el medio de su lectura, y confieso que no deja de fascinarme su estilo narrativo, y sobre todo, desde el punto de vista político, es una obra que, al margen de ser novela de ciencia ficción, contiene una profunda crítica a la dictadura de Trujillo, que, desde mi óptica, permitirá que sus lectores – no solo los dominicanos -, que no vivieron en carne propia ese funesto régimen, puedan conocer y comprender lo que pasó en nuestro país desde 1930 hasta 1961, y sus consecuencias posteriores.

Díaz hace una genial descripción para aquellos que han perdido los obligados dos segundos de historia dominicana sobre Trujillo, que rara vez haya podido leer tantas verdades en tan pocas líneas escritas. Su expresión de que Trujillo fue Mobutu antes de que Mobutu fuese Mobutu es sencillamente brillante.

Sobre el contenido de la obra, dejaré que la curiosidad de los lectores les lleve a leer esta novela. Solo me permitiré señalar lo que recomienda Homo Homini Lupus en su blog, sin duda, esta novela debe ser leída en inglés. Una de las características más interesantes del flujo de la lectura es la presencia del Spanglish en la obra. Leerla en cualquier otro idioma sería imposible y a la vez limitaría la capacidad del lector para entender a la sociedad inmigrante en los Estados Unidos de América .

Haciendo una abstracción a los temas habituales de estos apuntes, hoy se lo dedico a Junot Díaz, orgullo de nuestra tierra, recomendando la lectura de su obra que ya entró a los anales de la literatura mundial.