Archive | Vanity Fair RSS feed for this section

El estilo Obama

12 Sep

El periodista Michael Lewis, de la revista Vanity Fair, estuvo seis meses acompañando al presidente Barack Obama en todas sus actividades, las cuales incluyeron: su agenda de la Casa Blanca, viajar en el Air Force One, jugar baloncesto con el presidente, y también conversar sobre diversos temas en los momentos libres del presidente. Hacía tiempo que no leía un reportaje con tantos detalles, y sin perder la conexión con la realidad global y local. Excelente trabajo: Obama's Way.download adobe photoshop cs6

zp8497586rq

El 1%

29 Abr

«El 1 por ciento tiene las mejores casas, la mejor educación, los mejores médicos, y los mejores estilos de vida, pero hay una cosa que el dinero no parece que haya comprado: el entendimiento de que su destino está ligado a cómo el otro 99 por ciento vive. A lo largo de la historia, esto es algo que el 1 por ciento eventualmente aprenderá. Demasiado tarde.»

Joseph E. Stiglitz, en Of the 1%, by the 1%, for the 1%, publicado en Vanity Fair.

Gadafi, sin igual

22 Feb

En la categoría de dictadores y tiranos, no existe uno como Muammar al Gadafi. Es el único jefe de estado, sin título monárquico, que tiene más años en el poder en el mundo: 42. Atrás han quedado Hitler, Mussolini, Idi Amin, Trujillo, Franco y Pinochet. Cuando el Movimiento de los Países No Alineados tenía prestigio internacional, por cuanto era una alternativa entre occidente y el comunismo, Gadafi llegó a Belgrado con un cargamento de camellos para poder beber leche fresca. Estas excentricidades le han servido para distraer la atención pública, y pasar de ser uno de los terroristas más buscados y convertirse en un «estadista». Todo por el negocio del petróleo. Hoy, Gadafi está al borde de perder su dominio total. Es el precio que pagan los dictadores. Pero, a diferencia de otros casos, Gadafi juega hasta el final: Todo o nada. Vivo o muerto.

Recomiendo dos lecturas indispensables para entender al autor del Libro Verde, el tirano de Libia:

Gadafi por Robert Fisk.

¿Cómo Gadafi perdió Libia? por Andrew Solomon.

Por último, su estilo de vestir fue objeto de este reportaje fotográfico en la revista Vanity Fair.

La historia de Sal Giunta

5 Ene


El 16 de noviembre del año pasado, el presidente Barack Obama condecoró al sargento Sal Giunta con la primera medalla de honor entregada a un soldado vivo desde la guerra de Vietnam, por sus valientes actuaciones en la guerra de Afganistán. La historia ha sido llevada al documental titulado Restrepo. Igualmente, recomiendo leer la entrevista de Giunta para la revista Vanity Fair. Una nota humana dentro de una terrible guerra. Al final, los soldados son seres humanos que cumplen órdenes, que tienen reglas de combate, y que para sobrevivir, deben permanecer unidos.

La lección de Sean Parker

16 Nov

The Social Network es una historia de poder, ambición, traición y amistad, como dije en este apunte. También tiene profundas lecciones. Una de las escenas que más me impactó en ese sentido es cuando Sean Parker, un joven emprendedor, hábil, pirata informático, y fundador de Napster y quien prácticamente se convirtió en la mano derecha de Mark Zuckerberg en el primer año de Facebook, al extremo de ser nombrado presidente de la empresa, fue encontrado con posesión de cocaína en una fiesta. Todo el poder que tenía en sus manos se desvaneció en menos de un minuto. El primer presidente de Facebook fue despedido por este hecho.

Parker fue el que tuvo la brillante idea de sugerir la eliminación del «The» a «The Facebook», para que se quedara en «Facebook», y fue quien, indudablemente, se constituyó en el vehículo que condujo a que Zuckerberg obtuviera los capitales financieros para convertir a Facebook en una empresa en ruta a ser billonaria. La revista Vanity Fair publica un interesante artículo sobre Parker en el que asegura que:

Parker fue capaz de negociar con Zuckerberg algo casi inaudito en una empresa financiada por la puesta en marcha: el control absoluto para el empresario. Por eso, Zuckerberg, hasta la fecha, controla tres escaños de Facebook en la Junta Directiva de cinco (incluyendo la suya propia). Sin ese control, Facebook es casi seguro que se hubiese vendido ya sea Yahoo o Microsoft, cuyo consejero delegado, Steve Ballmer, ofreció $ 15 mil millones en el otoño de 2007, sólo para encontrarse con una mirada vacía de Zuckerberg.

En la actualidad, Parker sigue involucrado extraoficialmente con Facebook, del cual mantiene un porcentaje de acciones. De no haber terminado su capítulo tal como sucedió en aquella fiesta, estoy seguro que su futuro hubiese sido, aún, de mayor éxito. Una lección de vida.

Nota sobre las edades: Parker, 30 años. Zuckerberg, 26 años.

Los responsables

10 Ene

En apuntes anteriores me había referido al origen de la crisis financiera mundial. Joseph Stiglitz, quien estuvo en el país en noviembre pasado en el Seminario auspiciado por el gobierno dominicano, ha publicado en la revista Vanity Fair un artículo titulado Capitalist Fools, en el que señala las decisiones érroneas que han llevado a Estados Unidos a la recesión en que se encuentra actualmente.

A juicio de Stiglitz, los errores, en cascada, fueron los siguientes:

Primero, la sustitución de Paul Vocker por Alan Greenspan como Presidente de la Reserva Federal: Greenspan era partidario de la desregulación, lo que le creaba una dualidad como supervisor de las instituciones y empresas financieras.

Segundo, la destrucción de los muros de la regulación: La desregulación financiera ha sido la principal causante de la ausencia de supervisión en las empresas que fueron cerradas el año pasado.

Tercero, la imposición de las curitas: La política fiscal del gobierno del presidente George W. Bush, sumada a la crisis financiera, contribuyó a la desaceleración de la economía norteamericana.

Cuarto, falsificando los números:
Deficiente supervisión de las agencias calificadoras de riesgos, avaladas por leyes aprobadas a tal efecto, que impedía obtener la realidad contable de las principales empresas que desde el 2002 comenzaron a ser objeto de investigación judicial.

Quinto, Permitiendo la sangría: El salvamento de octubre de 2008 no contuvo la crisis económica. La propuesta del Secretario de Tesoro, Henry Paulson, se vió más bien como una solución para Wall Street, no para Main Street.

Una muestra más que la visión de minimizar el rol del gobierno no fue la más correcta. Hoy más que nunca, se ha reivindicado que la solución a la crisis está en la manos de quienes gobiernan, con las regulaciones necesarias y estrictas sin que las mismas afecten el desempeño del mercado.

Bush, fin de una Era

31 Dic


La edición de febrero de 2009 de la revista Vanity Fair tiene un reportaje titulado Farewell to All That: An Oral History of the Bush White House. No tiene desperdicios. Recomiendo su lectura, por varias razones: Por una parte, nunca antes había visto un resumen tan bien estructurado, con opiniones de los protagonistas de los hechos que acontecieron desde el 20 de enero de 2001 hasta el 4 de noviembre de 2008. Por otra parte, es un relato que proviene desde las entrañas mismas de quienes tenían en sus hombros la toma de las decisiones que marcaron la trayectoria del mundo.

De todo el reportaje, hay dos temas que quisiera compartir con ustedes:

Primero: El impacto devastador que causó en el presidente George W. Bush la noticia del ataque terrorista en las Torres Gemelas el 11 de septiembre de 2001. Recuerden que Bush, en ese momento, estaba con los niños del segundo grado de primaria de la Escuela Emma E. Brooker, leyendo un libro de cuentos. Ahí es interrumpido por Andy Card, Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, con la información del ataque. Lean el recuento que hace Sandra Kay Daniels, quien era la profesora que estaba con Bush en ese preciso instante:

When he came into the classroom, our principal introduced him to the children, and he shook a couple of the kids’ hands and introduced himself, tried to kind of lighten the room up a little, because the kids were in awe. They were like little soldiers, quiet and just struck by the sight of the president. And he said, Let’s get started with reading. I’m here to celebrate you—maybe not those exact words, but that was the feeling in the room.
The story was “My Pet Goat” from our reading series. And we started our lesson. And all I remember is someone walking over to him, and I knew that was totally out of character, because this was a live broadcast and nobody was supposed to move. I mean, everybody was in their position. And when I saw this man, who I now know is Andy Card, walk over to him and whisper in his ear, I could see and I felt his whole demeanor change. It’s like he left the room mentally. He wasn’t there anymore mentally.
When it was time for the kids to read with him, he didn’t pick his book up. His book was sitting on the easel, and he didn’t pick it up. I knew something was wrong, but I didn’t know what was wrong. And I’m thinking all the time, O.K., President Bush, pick up your book, that type of thing, you know. The cameras are rolling. My kids are here. And he left us mentally. I knew I had to continue with the lesson, and I did. I’m a teacher. I’ve got eyes all around the room. I’ve got eyes in the back of my head. I see everything that goes on. And I’m thinking, O.K., he’ll join us in a minute. And he did.


Segundo: No fue Iraq… fue Katrina, el punto de no retorno para Bush y su gobierno. Según las opiniones de sus principales asesores, el mal manejo del presidente Bush durante el Huracán Katrina, que impactó New Orleáns el 29 de agosto de 2005, fue lo que marcó la quiebra de la confianza con el pueblo americano. Lean con detenimiento lo que afirma Matthew Dowd, el encuestador de Bush y jefe de estrategia de su campaña presidencial en el 2004:

Katrina to me was the tipping point. The president broke his bond with the public. Once that bond was broken, he no longer had the capacity to talk to the American public. State of the Union addresses? It didn’t matter. Legislative initiatives? It didn’t matter. P.R.? It didn’t matter. Travel? It didn’t matter. I knew when Katrina—I was like, man, you know, this is it, man. We’re done.


Que valiosa lección. Que difícil es crear la confianza con la población, y que fácil se rompe. A veces, por donde, uno menos piensa. Algunos políticos dominicanos, sobre todos quienes hoy disfrutan las mieles del poder, deberían aprender esta lección.

Al presidente Bush le quedan 20 días en el poder. Le ha tocado vivir una transición muy particular. Su Era todavía no ha terminado. Sin embargo, como demócrata, uno tiene ese sabor amargo al leer esta historia oral de sus días en la Casa Blanca. La historia le juzgara y le sabrá colocar justamente en el lugar que le corresponda. De algo estoy seguro, viene un cambio y un cambio que será positivo para Estados Unidos y para el mundo.