Archive | White House RSS feed for this section

Obama confronta a activista transexual: “Tu estás en mi casa”

25 Jun

Es muy raro que el presidente Obama sea interrumpido en un acto en la Casa Blanca. Es de las raras veces en la que he visto que un presidente ordena a la seguridad sacar a una persona de una actividad, en la misma Casa Blanca:

 

Lección: Cuando estás en la casa de otra persona, hay que respetar el lugar y al anfitrión.

5to aniversario de “West Wing Week”

3 Abr

Genial:

Los "barbudos" de la Casa Blanca

2 Abr

Interesante video que recoge a los presidentes y funcionarios “con barba” online casino que han ocupado o trabajado en la Casa Blanca:

http://youtu.be/eqS_VhVs9Vo

 

 

La portera de la Casa Blanca

9 Mar

A veces, el idioma inglés tiene palabras que, en su traducción al español, no ofrecen el mismo impacto. Parece increíble pero la traducción al español de la palabra “gatekeeper” es “portero”. En el inglés, tiene mayor peso. Más, cuando su función es ser “gatekeeper” de la Casa Blanca. Obviamente esta función no existe en el organigrama de la Casa Blanca, pero hay una función en específica que ejerce el rol de “portero” o “guardián”, y es la que desde 2008, ocupa Alyssa Mastromonaco, quien es la “Sub-Jefa de Gabinete para Operaciones”, entre cuyas funciones, están:

“Supervisar la planificación de todos los eventos presidenciales. Supervisar la contratación del personal de la Casa Blanca, y de los posibles nominados al Gabinete. Manejar las operaciones del Despacho Oval y de todas las actividades que se realizan dentro de la Casa Blanca. Parte de su trabajo es coordinar con el Servicio Secreto, la Primera Familia, la Oficina Militar de la Casa Blanca, que incluye el Avión Presidencial ‘Air Force One’ y los helicópteros ‘Marine One’, para asegurarse de que todo se desenvuelva correctamente”.

En otras palabras, ella es la que maneja la agenda del presidente Barack Obama, a quien conoce desde 2005. Según esta nota del New York Times, ella tiene un poder que asusta. Ella ve todo lo que hace el presidente, le agenda sus actividades, y decide a quién se le otorga o no una cita. Lo interesante es que Alyssa tiene 38 años de edad, y es de las pocas personas del círculo íntimo de Obama que aún queda en la Casa Blanca, lo que será hasta dentro de poco. Pues, Alyssa anunció su retiro.

Sin dudas, ella ha ocupado una de las funciones más interesantes en su carrera, y de seguro que, aún cuando salga de la Casa Blanca, seguirá vinculada a Obama. Veremos.

Los porteros del presidente

14 Sep

Hace unos días, el canal Discovery produjo y divulgó la serie The Presidents’ Gatekeepers o los porteros del presidente, refiriéndose a las delicadas funciones del Jefe de Gabinete de la Casa Blanca, o mejor conocido, como “White House Chief of Staff”:

 

Rahm Emanuel, el primer Jefe de Gabinete de Obama, hace una excelente descripción de sus funciones: “Nada, nada, nada que le llega es fácil”. Y lo mejor, dice, es que “es constante”:

 

La serie permite ver cómo se manejan las cosas detrás de bastidores en la Casa Blanca. Más, aquí.

La foto: El presidente Obama y su ayudante militar

13 Jul

El presidente Obama y su ayudante militar, con la pelota de "football".

 

Como se sabe, la protección de la seguridad del presidente de Estados Unidos es responsabilidad del Servicio Secreto. Es por eso, que a diferencias de otros mandatarios, es muy raro ver a militares detrás o en los alrededores del presidente de Estados Unidos. Sin embargo, el presidente de Estados Unidos tiene muchos asistentes militares, pero hay un asistente militar que tiene una responsabilidad especial, y es la transportar el maletín con los códigos nucleares a donde quiera que se traslade el presidente. Ese maletín es mejor conocido como football. Es la caja negra o maletín negro que contiene los accesos a los códigos nucleares de Estados Unidos. Por eso, la foto llamó mi atención cuando ví que, en la Galería de Fotos de la Casa Blanca, se ha publicado la foto de la ceremonia de despedida del ayudante militar del presidente Barack Obama, en la que se observa una pelota de “football”, como símbolo de la responsabilidad que desempeña el ayudante militar. Una reafirmación del respeto a los símbolos que rodean a la institución que es la presidencia de Estados Unidos.

Watergate, 40 años después

19 Jun

 

El pasado 17 de junio se conmemoraron 40 años del escándalo de Watergate, que motivó la única renuncia, hasta ahora, de un presidente de Estados Unidos, Richard Nixon. Lo que, al comienzo, fue la noticia de un ‘robo’ en la sede del Partido Demócrata en Washington, se convirtió en el descubrimiento de una de las conspiraciones que involucró a las entrañas mismas del poder, en la Casa Blanca.  Todo fue orquestado y maniobrado desde el propio despacho del presidente Nixon. Dos años después, en 1974, Nixon renunciaba de la presidencia y abandonaba la Casa Blanca, por la puerta trasera.

En 1977, Nixon reconoció sus errores:

 

Watergate no se hubiese convertido en el ojo del huracán que arrasó con la carrera política de Nixon, sino hubiese sido por dos magníficos periodistas: Bob Woodward y Carl Berstein. Ambos escribieron que 40 años después de Watergate, Nixon era peor de lo que pensábamos.

Impresionante ver y leer cómo el Estado se convirtió en un sistema corrupto y criminal, promovido desde el mismo centro del poder. El legado de Watergate radica en que, en Estados Unidos, las instituciones funcionaron y funcionan. Que se puso el ejemplo para que jamás se repita un hecho como éste.

—————————

Apunte relacionado:

Frost Nixon, o el poder de la televisión.

Obama, entre líderes y tuiter

26 May

El resumen de actividades del presidente Barack Obama, correspondientes a ésta semana:

 

Impresionante ver los diferentes jefes de estado y de gobierno que estuvieron de visita en la Casa Blanca y en Chicago, así como la última parte del video en la que se visualiza al presidente Obama respondiendo un tuit. Nos falta mucho por aprender.

 

100 ediciones de ‘West Wing Week’

27 Feb

La edición No. 100 de West Wing Week:

 

Por estas latitudes, nos queda un largo camino por aprender.

Los Obama y otras parejas presidenciales

15 Ene

La última vez que en la Casa Blanca hubo una pareja tan poderosa como la de Barack y Michelle Obama, fue cuando Bill e Hillary Clinton eran los anfitriones de la masión presidencial. Es posible que antes de los Clinton, fuesen Ronald y Nancy Reagan. Y, con anterioridad, John y Jacqueline Kennedy, y antes, Franklin y Eleanor Roosevelt. Son parejas en las que ambos, el presidente y la primera dama, se involucran en los temas nacionales, en la conformación de la agenda presidencial, en discusiones con los colaboradores del presidente, y en el apoyo mutuo y recíproco de ambos roles, el del presidente y el de la primera dama.

Es muy diferente el caso de Laura Bush, Pat Nixon, Barbara Bush y Betty Ford, quienes se limitaron exclusivamente al rol de primera dama, y solo hacían las actividades externas que les fuesen permitidas por el presidente.  Al contrario, Los Obama constituyen una pareja poderosa que han sabido balancear entre la vida en familia y la vida pública. David Remnick ha escrito en  The New Yorker un artículo titulado State of the Union, en el que describe cómo viven los Obama:

The Obamas draw a pretty tight curtain around themselves. They eat dinner together in the residence at least five days a week. Michelle goes to bed at nine-thirty or ten, while the President does paperwork in the Treaty Room. They have a very small circle of friends. They do not go out of their way to seek out new people. (“The decision came with a price,” Kantor maintains, “reinforcing the already severe isolation of the presidency.”) The Obamas are “virtual prisoners” in the White House, something that rankles them both. The President tries to pierce the bubble by reading ten letters a day from ordinary people. Michelle shops online using a credit card registered to another name. When the Obamas wanted a swing set for their daughters, Sasha and Malia, the chief usher, Rear Admiral Stephen Rochon, visited the factory in South Dakota to inspect it. At Malia’s school, the fifth-grade band played once for the parents and siblings and once for Barack, Michelle, and Sasha. Michelle is the kind of helicopter parent that you might be if your helicopter was Marine One: she demands that Sasha and Malia finish their homework a day in advance when possible, and asks for written reports on their travels. She even persuaded the girls’ piano teacher in Chicago to relocate to Washington. When it comes to politics, Michelle presses the staff for clearly defined projects, no “one-offs,” but, in the end, won’t spend more than a couple of days a week on these projects.

De cara a las elecciones de este año, Jodi Kantor, en su libro The Obamas, ha expresado:

Ahora que su marido se enfrenta a una dura lucha por la reelección, las cosas han cambiado: la primera dama ha comunicado a sus asesores que va a ir a por todas. Puede que en ocasiones Michelle Obama haya sido una detractora interna, pero también es la defensora más acérrima de su marido. Aunque sigue evitando entrar en detalles al hablar de política o estrategia, ahora tiene el papel que persiguió, el de amplificar el mensaje del presidente. Ha hablado junto a él en Fort Bragg, Carolina del Norte, sobre el final de la guerra de Irak, poniendo el foco en su propia iniciativa de contratar excombatientes para defender las leyes laborales atascadas de su marido, y hasta ha compartido su discurso semanal por radio. “A mí me parece que está más contenta de lo que la he visto nunca a lo largo de este proceso, desde que él se presentó como candidato a presidente, lo cual es muy bueno”, comenta David Axelrod.

Solo imaginarse la presión a la que deben estar sometidos en el ejercicio político más escrutado del mundo, es para vivir una experiencia inigualable. Barbara Walters entrevistó a Los Obama en diciembre del 2011. El video de la entrevista, aquí.

Desde estas latitudes, es admirable ver cómo los Obama han logrado articularse como una pareja presidencial, que está consciente del papel que deben desempeñar, en una sociedad que los observa y que, en muchos ámbitos, los tiene como modelos. Sin dudas, que son muy distintos a los Clinton, los Reagan y los Kennedy, pero, ese legado, les ha servido para estructurar su propia identidad. El matrimonio funciona. Es un activo valioso en la política, y los Obama lo saben.