Archive | World Economic Forum RSS feed for this section

Señales de Dilma: Fue a Porto Alegre, no a Davos

28 Ene

Mientras las élites políticas y empresariales fijan su atención en Davos, la presidenta de Brasil da una señal coherente con sus convicciones ideológicas: No va a Davos, y sí va al Foro de Porto Alegre. A diferencia de Lula que fue un asistente permanente de Davos, Dilma no fue el año pasado ni este año, y al contrario, ha estado presente en Porto Alegre:

 

Por primera vez, en muchos años, ni el ministro de economía ni el presidene del Banco Central brasileño asisten a Davos. Y la razón es muy simple, pero compleja. Durante el mandato de Lula, Brasil estaba en un proceso de posicionamiento en la comunidad internacional, y era necesario convencer al mundo de la economía global que Brasil era ya otra nación, lista para las inversiones y preparada para convertirse en una potencia mundial, como en efecto lo es. Hoy día, Brasil ya no tiene que estar exhibiendo su modelo en Davos, pues, durante la actual crisis global, Brasil  la ha superado con éxito.

Hay un segundo motivo, y es ideológico. El articulista Juan Arias lo explica en este artículo titulado Por qué Dilma Rousseff no va al Foro de Davos y sí al de Porto Alegre:

Hay un segundo motivo por el que Rousseff ha preferido ir al Foro Social de Porto Alegre y no a Davos. Al revés de Lula, que aseguraba que él no era “ni de izquierdas ni de derechas”, ya que el exsindicalista siempre fue un político pragmático y poco ideologizado, la presidenta brasileña fue toda su vida declaradamente comprometida con la izquierda e, incluso, en sus tiempos juveniles, con la izquierda más radical y extremista que en aquellos años predicaba la dictadura del proletariado, lo que le valió la cárcel y la tortura durante la dictadura militar brasileña. Convertida a  la socialdemocracia, militó después de la dictadura en el partido de Leo Brizola (PSD), abiertamente izquierdista y solo hace 12 años se pasó al Partido de los Trabajadores (PT), fundado por Lula, de carácter más sindicalista y que actuó siempre en una izquierda progresista pero democrática.

Arias concluye:

Rousseff ha seguido fiel al modelo de política económica heredado de Lula, que a su vez había heredado de su antecesor, el socialdemócrata Fernando Henrique Cardoso, que dio solidez a la hasta entonces maltrecha economía brasileña. Y la presidenta fue fiel al modelo cuando tomó las riendas del país, a pesar de que algunos pronosticaban que cambiaría dicho modelo económico. No lo ha hecho. Ha continuado con una política económica liberal con fuertes tintes sociales, para acabar con la miseria del país, en la línea de los Gobiernos de Lula. Pero el corazón de la mandataria sigue latiendo a la izquierda y no se habría encontrado a gusto entre los banqueros de Davos y menos después de las duras críticas que ha hecho a un sistema financiero mundial que ha puesto en riesgo no solo la economía americana sino la supervivencia de la misma Unión Europea. La exguerrillera, convertida a demócrata, se encontrará mejor entre los movimientos sociales progresistas de Porto Alegre, que de alguna manera le recordarán sus luchas juveniles a favor de un mundo alternativo, capaz de soñar la utopía de un mundo mejor.

Señal coherente de Dilma. ¡Bien!

———————————-

Apunte relacionado:

Foto inédita: Dilma Rousseff, el coraje.

En corrupción, puesto 132 de 134

10 Ago


“Sólo dos gobiernos en el mundo superan al dominicano en cuanto a la inclinación de sus funcionarios a basarse en el “favoritismo” cuando toman las decisiones que les competen. Estos países son Paraguay y Venezuela, a los que “The Global Competitiveness Report 2008-2009”, elaborado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), les atribuye las posiciones 133 y 134, de una escala en que uno es lo mejor y 134 es lo peor. A República Dominicana se le asigna el puesto número 132.”

El periodista Edwin Ruiz, Editor Económico de Clave Digital, en este interesante reportaje titulado En corrupción y dispendio RD compite a nivel mundial.

En TIC, Dominicana no avanza

28 Mar


Uno de los informes que más respeto, en materia de tecnologías de la información y la comunicación, es el Global Information Technology Report, publicado por el Foro Mundial de Economía. Se trata probablemente de la publicación más comprensiva sobre todos los factores que determinan el desarrollo de un país en el uso de las TIC, pues analiza las infraestructura, la regulación y las inversiones en innovación y en educación, que son las ejes fundamentales para aprovechar las oportunidades de la sociedad de la información.

En el informe de este año (2008-2009), República Dominicana ocupa el lugar 75 de 134. Es la misma posición que ocupamos en el informe del año pasado. Sin embargo, en el informe del 2006, teníamos la posición 66. Es decir, no solo hemos bajado de posición, con respecto a años anteriores, sino que no hemos avanzado.

Otros países de economía similar que la nuestra sí han tenido avance como Costa Rica, que está en el lugar 56; Panamá, 66; Jamaica, 53; y Puerto Rico, 42. Claro, hay otras naciones que están muy por debajo, como El Salvador (78); Guatemala (82); Honduras (95); y Nicaragua (125).

Este reporte debe llamar a la reflexión a los responsables de la política de tecnología y comunicación del gobierno. Esto lo he señalado anteriormente: La brecha digital en nuestro país no se reduce simplemente con suplir computadoras en las escuelas. Se necesita, adicionalmente, una estrategia que logre, por un lado, hacer más atractivo para el mercado la creación de infraestructura de banda ancha en todos los rincones del país, y por otro lado, convertir esta herramienta en un eje de la política de educación.

Y por otra parte, salvo proyectos muy excepcionales, hay ausencia de una política que incentive los proyectos emprendedores. Hay que ver las dificultades que afronta el inicio y ejecución de un proyecto que implique infraestructura de telecomunicaciones. Al final, todo suma costos, costos y más costos, sin una política clara y transparente que propicie reglas claras para los emprendedores.

Queda, por tanto, mucho camino por recorrer. Hay que aprovechar la excelente infraestructura existente y el buen marco regulador que tiene el país. Nos falta creatividad e innovación, y algo muy importante, voluntad política.