Razones del Blog

Siempre he creído que se puede –y se debe– hacer cosas para cambiar aquello que no nos gusta del mundo en que vivimos. Y que debemos hacerlo sabiendo que nadie tiene toda la verdad de su lado y que es posible llegar a acuerdos hablando, de manera respetuosa, entre personas racionales.

No creo que problemas complejos tengan soluciones fáciles y la sociedad tiene múltiples retos que enfrentar ante la prepotencia, la injusticia y la irracionalidad. Aprender a vivir juntos sin pensar lo mismo sobre todas las cosas es todavía el gran reto de nuestras sociedades. Y la democracia, con todas sus imperfecciones, sigue siendo el sistema político que ha aportado el mejor procedimiento para conseguirlo.

Garantizar la vida, la libertad, intentar ser felices y ayudar a otros a serlo, removiendo, con un sector público eficaz, los obstáculos que nuestras sociedades han ido poniendo en beneficio de unos pocos, sigue siendo una honesta ambición política a la que no renuncio.

La acción política no debe estar basada sólo en la defensa de intereses de parte o de acuerdo a creencias ideológicas o religiosas. Existe un espacio para la racionalidad, el diálogo, el acuerdo, lo que una mayoría de ciudadanos considera como lo sensato en un momento dado, que debemos ensanchar cada vez más.

Creo en la necesidad del debate político. Y en la posibilidad de que exista para conseguir un resultado positivo para la mayoría, siempre que desterremos algunas malas prácticas. En concreto, no utilizar la mentira, la descalificación y el insulto como instrumentos habituales y sistemáticos de quienes buscan descalificar al adversario, convertido en enemigo, más que encontrar soluciones a los problemas y convencer a la gente de sus propuestas.

Creo que no todos los políticos somos iguales. Cuidar las formas y los procedimientos de la democracia es fundamental para llegar a resultados útiles. La transparencia y la información pública son básicas para que aquellos a cuyo servicio trabajamos, que son los ciudadanos, puedan valorarnos. La política tiene que ayudar a la gente. Ayudarle a resolver sus problemas y a conseguir sus aspiraciones.

La defensa firme de unos ideales en política es compatible con la flexibilidad necesaria en los instrumentos para conseguirlos. Creo en la libertad, la igualdad y la fraternidad como principios ordenadores de una sociedad justa. Pero de verdad, tomados en serio y adaptando su consecución a las realidades cambiantes del mundo.

Y creo que es necesario abrir espacios de encuentro y de debate, como este blog, en el que someter a un debate limpio, reflexiones y propuestas que ayuden a conformar alternativas diferentes a los problemas sociales actuales.